A un mes de asumir, “¿dónde está Luis?”: Surfeando…

Lacalle Pou Surf

por Marcelo Márquez. A un mes de asumir, “¿dónde está Luis?”: Surfeando…

El titular un artículo es la primera impresión, y me atrevo a decir que el elegido, seguramente no conforme a nadie, ni a votantes del Presidente electo, ni a opositores, y mucho menos al involucrado.

Una de las definiciones es que quienes practican surf se suben encima de una tabla y tratan de conservar el equilibrio mientras aprovechan las olas para desplazarse.

Desde el 1º de marzo, Luis Lacalle Pou, un experimentado “surfista” se tomó la tabla y se hizo cargo de los destinos del país para transitar en aguas que ya se movían con olas amenazantes.

Un país con índices de violencia e inseguridad preocupantes y con un deterioro fiscal y en materia de pérdida de fuentes de trabajo que no presagiaban un panorama muy alentador.

Cuando la primera medida a implementar era la de aumentar las tarifas públicas, a excepción de los combustibles, a partir del 1º de abril, como consecuencia que el gobierno saliente no lo hizo el 1º de enero como tradicionalmente se lleva a cabo, y por tanto, hipotecó buena parte de la futura caja de quienes asumirían dos meses después, sobrevino “el cisne negro”, al decir de Nassim Nicholas Taleb, el impacto de lo altamente improbable”, el impacto extremo de eventos atípicos raros e impredecibles: la pandemia del Covid-19 Coronavirus.

Y así llegó el Viernes 13 de marzo, día de mala suerte en la mayoría de las culturas occidentales y se conoció en Uruguay la primer noticia triste respecto al Coronavirus: se conocieron los primeros cuatros casos positivos de Covid-19.

Y a partir de allí, las prioridades del gobierno dejaron de ser la eventualidad del envío de la Ley de Urgente Consideración (hoja de ruta en muchas áreas y en donde una de las aristas era el ahorro en el primer año de una cifra cercana a los U$S 900 millones), y apelando a las dotes surfísticas, Lacalle Pou protagonizó una acción de “Reentry”, un giro de 180º justo en el labio de la ola (comienzo de la gestión), para bajar de nuevo a la base, como si fuese un barajar y dar de nuevo en el comienzo de la acción del novel Poder Ejecutivo.

El primer desafío ante la amenaza, con grandes pérdidas humanas en China, Italia, y España, y afectando a todas las economías del mundo, desde Estados Unidos a la más pobre, fue mantener la calma, y empezar a dar pasos medidos y firmes, pero con la cintura política de poder ir modificándolos cada día, según avanzaba la situación, con una fórmula que determinara un equilibrio entre la preservación de la salud, la economía, y los aspectos sociales, ante muchas voces y ruidos (no exclusivamente de algún caceroleo cuestionador), que se levantaban como consejeros, una especie de gobierno paralelo, levantando a viva voz su verdad sobre por dónde se debería transitar.

Por varios días tuvo el reclamo médico, de un importante número de instituciones médicas, y también de varias voces del Frente Amplio, planteando ir hacia una cuarentena total, lo cual, en el mejor de los casos, para graficarlo, podría llegar a consagrar, en un país ideal pero irreal, el menor grado de contagios, pero, a corto plazo, una cotidianeidad caracterizada por el caos, la protesta social, la inestabilidad democrática, y el hambre. O sea, quizás no habría muertes o los infectados por Covid-19 fuesen pocos pero podría llegar a pasar que las consecuencias sociales nefastas, nos pasaran una factura imperdonable, aún en la salud de los más pobres, en su mayoría, con rostros de niños.

Como lo sintetizara Juan Martín Posadas, en un tramo de su columna de opinión en el diario El País el domingo 29 de marzo:

“El gobierno, con solo tres semanas al mando, ha asumido el desafío con serenidad y sensatez. Advierte – y en sus actos de gobierno transmite- que esta crisis tiene un origen sanitario pero es más que eso y, por consiguiente, se han de tomar medidas que contemplen no solo las amenazas para la salud sino las enormes amenazas para la economía y la convivencia”.

El accionar reflejó un comprometido, y sólido trabajo del conjunto de los actores del gabinete, conducidos por el Presidente Lacalle Pou, y que le han puesto garra, pasión, dedicación, y mucho pienso. Empezando por una labor encomiable, titánica, precisa y muy humana del Secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, y de los ministros Ernesto Talvi, Pablo Bartol,  Azucena Arbeleche, Pablo Mieres, Daniel Salinas, Jorge Larrañaga, y Javier García, por nombrar quienes quizás han aparecido más expuestos en la primera fila.

Y muchos, desde la postura opositora preguntaban “¿Dónde está Luis?”, y el Presidente centraba su energía en definir las diferentes líneas de acción, sin perder la calma pero con un horizonte claro, midiendo los tiempos, sabedor que el proceso iba a requerir de mucha paciencia pero sin pausa.

Y por qué no responder que Luis seguía surfeando la situación, pero esta vez con la destreza de la maniobra que implica un “Bottom turn”, un  primer giro que se realiza después de un take off (en la parte inferior de la ola), el inicio del problema, para poder surfear la pared y aprovecharla al máximo. Ello sirve para evitar que el impulso de la ola te lleve demasiado rápido hacia la orilla, un shock que te impida poder afrontar todo el proceso, y la forma cómo lo encaró el Presidente surfista fue con un forehand bottom turn (de cara a la pendiente), de frente al problema, sin esquivarlo.

Y para quienes reclamaban que Luis no aparecía, finalmente, sus salidas fueron pocas pero contundentes: dio la cara cuando se conocieron los primeros cuatros casos de Coronavirus, y en particular cuando anunció medidas de carácter social, así como también en el caso de proponer la creación de un Fondo Coronavirus con descuentos a los funcionarios de confianza y funcionarios públicos que perciban más de $ 80.000 mensuales, por un período de dos meses, una medida antipática, pero signada por la responsabilidad y la solidaridad social de la hora.

Desde el viernes 13, promovió junto a su equipo de gobierno una batería de iniciativas sanitarias y sociales por un monto cercano a los U$S 400 millones.

Actuó abroquelado junto a los socios de la coalición en un contexto de un sentir nacional en donde la solidaridad adquirió mil formas de tender la mano: desde el empresariado, las diferentes reparticiones del Estado, la ciencia, la academia, los trabajadores sindicalizados o no, y una importante cantidad de organizaciones sociales, recolectando alimentos y productos de limpieza, entregando canastas u organizando ollas populares.

El profesor, ex político y reconocido abogado Washington “Turco” Abdala efectuó algunos comentarios muy interesantes sobre el accionar del mandatario ante la actual coyuntura: “Lacalle Pou, granítico, los que creían que era ‘light’ ahora estarán viendo que no le tiembla la mano para empujar por los más débiles, con sentido de la autoridad y solidario. ¿Que dirán ahora los cacereoladores? ¿Está mal sacarle algún peso a algunos para ser solidarios?”

Y agregó: “si alguien no conociera al Uruguay y viera a Lacalle Pou armando su narrativa en la jornada de hoy, organizando una medida compleja como es la reducción salarial y jubilatoria… diría que es un socialdemócrata nórdico… pues no, es un típico republicano de un partido histórico…”

Abdala realizó cierto paralelismo con el desempeño de Jorge Batlle en el año 2001.

“Y esto lo afirmo con el orgullo de sentir que tanto Batlle en el 2001 y Luis Lacalle Pou en este 2020 tienen los cojones para bancar camiones, seguir pensando en todos y no caer en el club microscópico del votito o simpatía demagógica… esto de hoy demuestra que mete y mete…”

Sólo ha pasado un eterno mes, el más impredecible que le haya tocado a un Presidente uruguayo al asumir su administración, y lo encontró al mandatario surfista, enfrentando las consecuencias de un genoma destructivo, negativo, diametralmente opuesto, al que corre por sus venas: al de su bisabuelo Luis Alberto de Herrera que ante un enemigo de otro tiempo, casi 80 años atrás, no dudó en pregonar: “La quilla de nuestro barco hiende mejor las aguas embravecidas”.

 

Fuente Imagen: archivo personal de Luis Lacalle Pou. Publicada en https://dukesurf.com/galeria-de-fotos-del-surfista-presidente-electo-del-uruguay-luis-lacalle-pou/

También te puede interesar:

De Luis Alberto de Herrera a Luis Lacalle Pou, el mismo ADN con una impronta del siglo XXI