Comisión analizó mecanismo para rendiciones de cuentas de las campañas electorales por parte de los partidos políticos

campañas electorales

La Comisión Especial sobre Partidos Políticos por los temas de Financiación y Publicidad Electoral que analiza las Modificaciones a la Ley Nº 18.485, de 11 de mayo de 2009, normas complementarias y concordantes, fueron analizadas el pasado 27 de setiembre.

El punto deliberado fue el referente a las rendiciones de cuenta de los partidos políticos luego de efectuar las campañas electorales. Compartimos la deliberación.

PRESIDENTE (Enrique Pintado). A continuación voy a dar lectura a las nuevas redacciones de los artículos 22, 27, 28, 29, 31 y 33, que se considerarán el próximo martes.

La redacción sustitutiva para el artículo 22 del proyecto presentado dice lo siguiente: «El 1º de agosto siguiente a cada elección departamental y municipal, los partidos políticos deberán presentar ante la Corte Electoral, una rendición de cuentas detallada de los ingresos recibidos en el período establecido por el artículo 9 inciso final de la presente ley, para la recaudación de fondos destinados a las campañas electorales, así como de sus egresos en el mismo período.

La Corte Electoral podrá realizar auditorías a partir de estas rendiciones de cuentas.

Esta obligación es adicional y sin perjuicio de las que se establecen en los artículos precedentes de este Capítulo».

SEÑOR CAMY. No tengo claro qué es el anteproyecto de texto único.

PRESIDENTE (Pintado).- Es la minuta de comunicación que, como informé reiteradas veces –no tengo problema en decirlo una vez más–, incluirá lo que va a quedar vigente, lo que vamos a votar más las iniciativas de financiación de las elecciones municipales y los incentivos a la participación de la mujer.

MIERES. Teníamos una objeción de fondo con respecto a que la Corte Electoral no está en condiciones de auditar. Seguimos creyendo –digo esto porque todavía queda una semana para la votación– que esto debería ser presentado ante el Tribunal de Cuentas y no ante la Corte Electoral para que sea efectivamente auditado. Hoy en día las rendiciones de cuentas de las campañas electorales son un saludo a la bandera.

SEÑOR HEBER. Habíamos discutido mucho sobre el tema del Tribunal de Cuentas y dijimos que iba a tener la instancia del visado. No estamos hablando de la financiación permanente sino de la financiación de campaña. En esta última iba a ir a la Corte Electoral.

PRESIDENTE. Deseo hacer una aclaración sin el ánimo de entrar en discusión. Nosotros hacemos una distinción entre rendición de cuentas y balance.

El balance es el que va al Tribunal de Cuentas con el mismo sistema que para las personas públicas no estatales. Entendemos –y así lo expresamos– que lo que corresponde a la campaña electoral no puede ser otra cosa que una rendición de cuentas.

SEÑOR HEBER. ¿Qué es lo nuevo que se presenta en el artículo 22?

PRESIDENTE. Se elimina lo de «selectivas» y lo relativo a auditoría externa.

Pasamos al artículo 27 que está en la página 46.

La redacción que se propone dice: «Corresponde al órgano estatal de control la fiscalización del cumplimiento de la obligación de los partidos políticos de registrar los estados contables visados, establecida por el Artículo 49 de la presente ley.

El incumplimiento de la obligación establecida por el artículo 21 de la presente ley, será considerada una infracción.

El órgano estatal de control tendrá respecto de los partidos políticos, la misma potestad sancionatoria prevista respecto de los obligados a registrar los estados contables en el artículo 24 de la ley N.º 18.930 de 17 de julio de 2012, en la redacción dada por el artículo 215 de la ley N.º 19.355 de 19 de diciembre de 2015.»

La modificación consiste en que quitamos la parte que dice que el incumplimiento de la obligación establecida en el artículo 21 quedará sometida al régimen. El efecto es el mismo.

MIERES. Nosotros cuestionábamos que la Auditoría Interna de la Nación fuera la encargada del control. Acá se elimina la referencia pero no se dice quién va a cumplir esa tarea.

PRESIDENTE (Pintado). El encargado será el órgano que corresponda. Hoy quien nos controla es la Corte Electoral, pero también lo hace la Auditoría Interna de la Nación en el sentido de que las asociaciones y los partidos que manejan determinados fondos que superan ciertos montos tienen que registrar los balances en la Auditoría Interna de la Nación y, si no lo hacen, los multan. El único cambio que estamos haciendo es que esa obligación ya no va a ser solo para los partidos grandes que manejan ciertos montos, sino para todos los partidos, los chicos y los grandes. Tienen la obligación de registrarse, pero si no lo hacen, la Auditoría Interna de la Nación los va a multar. Esa es la única sanción que hay. Lo demás –si el balance está bien hecho o lo que respecta al visado– corre por cuenta de la Corte Electoral. En fin, no hay otro control de la Auditoría Interna de la Nación.

MIERES. Queremos que quede claro que nosotros vamos a votar en contra.

Vamos a plantear que el Tribunal de Cuentas sea el que controle a los partidos, tanto durante la campaña electoral como en sus estados contables anuales. La Auditoría Interna de la Nación es un órgano del Poder Ejecutivo. Entendí que va a participar solo a los efectos del registro, pero la Corte Electoral –que, además, tiene funcionarios partidarios– no puede controlar efectivamente las cuentas de los partidos políticos. Me parece que desde el año 2009 esto ha sido encomendado a la Corte Electoral y esta, con buen criterio, ha dicho que no tiene ninguna forma de controlar nada y que lo que hace es guardar y publicar. Creo que, en esta oportunidad, los partidos políticos tenemos que exigirnos más y lograr que el Tribunal de Cuentas analice los balances, que por lo menos los vise y también los de la campaña electoral.

Reitero que tenemos una opinión contraria a todo esto.

OTHEGUY. Sin entrar en la polémica de fondo quiero decir que comparto el argumento que plantea el señor senador Mieres en el sentido de que tenemos que ir claramente hacia un régimen que fiscalice de forma mucho más eficiente el funcionamiento de los partidos políticos y estoy dispuesto a ver cuáles son los mejores instrumentos para ello.

Acá estamos hablando del registro de los balances en la Auditoría Interna de la Nación, lo que puede ser perfectamente complementario con lo que está planteando el señor senador Mieres. Nosotros no decimos que tiene que ocuparse de eso la Auditoría Interna de la Nación, sino simplemente que se haga el registro, como ya está previsto en el caso de los partidos que manejan cierto volumen de dinero. Repito que lo que decimos tiene que ver solo con la registración. Simplemente quería dejar esta constancia.

HEBER. Esto ya fue muy discutido en la comisión y, aunque me pareció que habíamos alcanzado un acuerdo, parece que no fue así. Nosotros habíamos establecido que la Auditoría Interna de la Nación no hiciera auditorías porque está sujeta al Poder Ejecutivo, y eso no nos da garantías. Con respecto al Tribunal de Cuentas –al respecto tuvimos un intercambio de opiniones–, está claro que es el órgano que registra o controla la legalidad del gasto.

En realidad, nosotros queríamos verdaderas auditorías y para eso habíamos comprometido la posibilidad de que en la Corte Electoral se armara  –yo entendí que había un compromiso político en este sentido– un cuerpo de contadores que no solamente aceptara el registro de los balances, sino que también hiciera las auditorías a los partidos. Es más, había puesto el ejemplo de lo que pasaba en otros países –concretamente en Estados Unidos–, donde los contadores de un partido auditaban al partido contrario y viceversa, de modo de tener las garantías de los ingresos de las campañas electorales y de los gastos de los partidos. Acompaño esta posición en el entendido de que luego vamos a hacer efectiva la posibilidad de que en la Corte Electoral se constituya un cuerpo de contadores que tenga los elementos suficientes como para hacer las auditorías a los partidos políticos, tanto durante las campañas electorales como en lo que refiere a la financiación permanente.

Con respecto a la financiación permanente, estábamos de acuerdo en que pasara por el Tribunal de Cuentas para su visado y después por la Corte Electoral para hacer la auditoría del caso. A estos efectos, creo que es importante recordar el compromiso político de que en la próxima etapa presupuestal se generen los recursos necesarios para que la Corte Electoral pueda cumplir esa misión, que está claro que hoy no es posible. Reitero, una vez sancionado este proyecto de ley habrá que dar los recursos suficientes a la Corte Electoral para que pueda hacer las auditorías a los partidos políticos a través del cuerpo de contadores que trabajará en ese organismo.

PRESIDENTE (Pintado). Antes de ceder el uso de la palabra al señor senador Mieres quiero aclarar algo. Yo mencioné el artículo 49 y eso está mal. El inciso primero del artículo 27 dice que corresponde al órgano estatal de control la fiscalización del cumplimiento de la obligación de los partidos políticos de registrar los estados contables visados, establecida por el artículo 21 de la presente ley.

El artículo 21 dice que los partidos políticos deberán registrar sus estados contables visados en el Registro de Estados Contables a cargo del órgano estatal de control, en el plazo y en los términos que determine la reglamentación.

El artículo 27, además, habla del incumplimiento, ya que cuando no se cumple esa obligación se está en infracción y corresponde aplicar una multa; es nada más que eso.

Lo demás es la discusión que hemos tenido aquí, que tiene que ver con quién controla. Hay un acuerdo en que los balances por las finanzas permanentes de los partidos tendrán el mismo tratamiento que el de las personas públicas no estatales, es decir que se visan en el Tribunal de Cuentas y luego se registran en la Corte Electoral, que dispondrá la auditoría. Aclaro que no estoy aquí para zanjar ningún asunto, sino que simplemente explico lo que quisimos decir. La dificultad está en la forma en que se controlarán las campañas electorales, es decir, los fondos que el Estado vierte a los candidatos en esas instancias.

Hasta ahora concluimos que la que debe controlar es la Corte Electoral a través de las rendiciones de cuentas y después veremos con qué instrumentos y organismos, tal como planteaba el señor senador Heber. Reitero que la cuestión central es quién controla a los partidos: si debe ser la Corte Electoral o no.

MIERES. Simplemente, quiero dejar constancia de que nosotros no compartimos ese planteo. Creemos que hay un Tribunal de Cuentas que perfectamente puede hacerlo porque tiene todas las capacidades para ello y la Corte Electoral no las tiene. Además, vamos a seguir creando estructuras en un órgano que tiene funcionarios divididos a nivel de los partidos políticos. Creo que no estamos dando la señal correcta porque ya existe un organismo que es independiente, cuyos jerarcas se eligen por mayorías especiales en la Asamblea General, tiene las personas capacitadas para estudiar los estados contables de tantos organismos del Estado y perfectamente podría analizar también los de los partidos políticos. En cambio, en la Corte Electoral hay que crear una estructura y, reitero, que este organismo está distribuido en función del control partidario. Me parece que es un error; no es la solución que nosotros queremos.

PRESIDENTE (Pintado). Pasamos a leer la nueva redacción del artículo 28. En definitiva, lo único que se elimina es la mención a la Auditoría Interna de la Nación. Proponemos que diga: «Las multas que apliquen la Corte Electoral, el Consejo de Comunicación Audiovisual y el órgano estatal de control constituirán título ejecutivo».

El artículo 29 también tiene algunas modificaciones. La redacción propuesta dice: «Créase el Fondo para el Fortalecimiento Democrático de los Partidos Políticos, que será administrado por la Corte Electoral. Se integrará con la totalidad de lo recaudado por concepto de multas aplicadas por la Corte Electoral y por el Consejo de Comunicación Audiovisual, en ejercicio de la potestad sancionatoria que se prevé en la presente ley.

El monto de lo recaudado por las multas que aplique el órgano estatal de control se destinará a financiar el Registro de Estados Contables a su cargo».

En realidad, esta redacción cambia la expresión «El 100 % (cien por ciento) de» por «El monto de lo recaudado por». Creo que es mejor porque no establece términos numéricos.

La nueva redacción que se propone para el artículo 31 es la siguiente: «Las personas que se desempeñen en relación laboral subordinada, en forma habitual y al servicio de los partidos políticos y sectores internos, estarán amparadas en la normativa laboral y de previsión social.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso anterior, las personas que realicen tareas de confianza política para los partidos políticos y sectores internos, no generan derecho a percibir horas extras y quedan excluidos del derecho a percibir indemnización por despido».

Se mejora la redacción del artículo 31 original, que decía: «Será aplicable a las personas que realicen tareas de confianza»; en la nueva redacción se establece que están amparadas en la norma general y se establece la excepción.

El artículo 33 establece las derogaciones. Expresa: «Derógase toda otra norma que se oponga con lo dispuesto por la presente ley». De esta manera obviamos detallar específicamente.

La próxima reunión de la comisión será el martes 3 de octubre a las 17 horas y el orden será terminar el proyecto considerando las modificaciones actuales y la minuta de comunicación”.

Fuente Imagen: https://es.slideshare.net