Comparativamente, ¿cuál es el escenario político actual respecto al 2014 según Opción Consultores?

Encuestas

Hay muchas formas de interpretar las encuestas. La fotografía del momento es una de ellas y es muy importante.

Pero la tendencias y los cambios que se producen de un período electoral a otro, también juegan un rol esencial.

Compartimos visión de Opción Consultores en su última encuesta de setiembre de 2019.

“Respecto a 2014, se repite escenario de debilitamiento del FA y un escenario tentativo de significativo crecimiento de la fragmentación parlamentaria.

Al comparar las actuales tendencias electorales con aquellas existentes a dos meses de la elección de 2014, vuelve a registrarse un decrecimiento en la intención de voto del FA. Respecto a agosto de 2014, el FA está hoy 9 puntos por debajo, situación que lo coloca en desventaja pero manteniendo posibilidades competitivas de cara a un balotaje. Si bien los principales rivales del FA son los partidos fundacionales, el debilitamiento del FA respecto a 2014 no se traduce en una mejora apreciable del electorado agregado de los partidos fundacionales. Hoy, PN y PC alcanzan juntos un 39%, 1 punto menos de lo que alcanzaban en 2014. Desagregadamente, el PC está 6 puntos por encima de su intención de voto de 2014 y el PN 7 puntos por debajo. En encuestas previas (fundamentalmente pre-internas), se mostraba mejor al PN y peor al PC respecto a 2014, lo que constituye otra forma de evidenciar la alta porosidad de la frontera existente entre los dos partidos fundacionales. Más allá de esta volatilidad, la estabilidad del electorado conjunto PN-PC respecto a la elección anterior significa que el descenso del FA se traduce principalmente en el crecimiento de otros partidos, entre los que hoy destaca apreciablemente Cabildo Abierto. Actualmente, un 18% votaría a partidos alternativos al FA, PC o PN es 18%, lo que constituye un hecho inédito en la política uruguaya. En términos netos, esto significa que de concretarse una eventual pérdida de bancas parlamentarias del Frente Amplio, estas bancas estarían siendo principalmente ocupadas por legisladores de Cabildo Abierto, agrupación que hoy se lleva 2 tercios de quienes votarían a otros partidos.

La fuerte estabilidad del PC-PN respecto a 5 años atrás también tiene implicancias pensando en el próximo gobierno en caso de un triunfo de la oposición. Dado que la suma de PN-PC se ha movido en un rango de 40-43%, sería necesario convocar a un alto porcentaje de indefinidos para que la sola suma de estos dos partidos constituya mayoría parlamentaria. Esta tendencia hoy resulta improbable y volvería necesario tejer acuerdos con otras fuerzas políticas (si se optara por un formato de coalición estable) en caso de un triunfo blanco o colorado en un balotaje ante el Frente Amplio.

El PN y CA mejoran sensiblemente su posicionamiento en el interior en tanto el FA continúa prevaleciendo en la capital.

Al desagregarse la intención de voto según región, se constatan dos realidades diferentes según residencia en la capital o en el interior del país. En Montevideo, el liderazgo del FA sigue siendo apreciable, captando un 35% de la intención de voto y llevando amplia ventaja sobre el resto de fuerzas políticas. El PN y el PC están en tanto en una clara disputa por el segundo lugar de las preferencias montevideanas, separados hoy por apenas dos puntos de diferencia. Cabildo Abierto preserva en tanto su cuarto lugar pero votaría 4 puntos por debajo de su promedio general. En tanto, para la mayoría de los otros partidos (igual que para el FA), Montevideo es el principal bastión electoral.

En el interior, se vuelve notoriamente mayor la preferencia hacia el Partido Nacional y Cabildo Abierto. El PN marca 12 puntos más de intención de voto en el interior de los que recoge en Montevideo. En la disputa por el pasaje al balotaje, se evidencia que la diferencia actual del PN con el PC se construye fundamentalmente a través de las preferencias del electorado del interior, hecho que resulta consecuente con el mayor peso de la estructura dirigencial nacionalista (que además cuenta con 12 intendencias a su cargo frente a 1 sola intendencia colorada). En el caso de Cabildo Abierto, la concentración de su electorado en el interior lo acompaña desde su misma fundación y se reflejó con claridad en su votación en las elecciones internas, donde incluso su ubicó tercero (y con el aditivo de presentar candidatura única) en departamentos del norte y noreste como Cerro Largo, Rivera y Artigas.

Por último, para el resto de partidos como PG, PI, UP o PERI, el electorado del interior resulta hoy más desafiante. Sólo un 4% de los votantes del interior se inclinaría por alguno de estos partidos, tendencia que probablemente refleja las mayores dificultades logísticas que dichas fuerzas políticas enfrentan a la hora de cubrir la totalidad del territorio nacional.

Los últimos datos

El FA continúa liderando intención de voto. El orden de los partidos continúa estable pese a algunos movimientos al interior del electorado opositor.

Igual que en la primera medición post-internas de julio, nuestra encuesta realizada sobre fines de agosto revela que el Frente Amplio sigue posicionado en el primer lugar de intención de voto de cara a la primera vuelta de octubre. Casi 3 de cada 10 uruguayos votaría al FA si las elecciones fueran el próximo domingo. Si se observa la serie histórica a lo largo del año, la evolución del FA ha estado caracterizada por oscilaciones tenues mayormente comprendidas dentro del margen de error. Su actual 29% constituye su máximo de la serie y su mínimo de 25% fue registrado en junio. La diferencia principal que explica el liderazgo del FA “post-internas” está dada por el descenso del Partido Nacional, que previo a las internas registraba una intención de voto superior a la actual y contaba con leve ventaja sobre el FA en la mayoría de las mediciones. Hoy el PN recoge el 24% de las adhesiones, 1 punto más que en la encuesta de julio pero 4 puntos por debajo de su promedio del primer semestre del año.

Aunque con menor intención de voto respecto al escenario pre-internas, el PN registra en agosto una diferencia mayor ante el PC que en la encuesta de julio. Hoy, la diferencia entre el Partido Nacional y el Partido Colorado es de 9 puntos, se encuentra por fuera del margen de error y le otorga por tanto al PN una ventaja competitiva interesante en la disputa que sostienen ambas fuerzas políticas por acceder al balotaje.

El Partido Colorado, por su lado, ha tenido una alta volatilidad electoral en los últimos dos años. En 2018 comenzó a registrar un importante crecimiento a partir de la consolidación de su oferta electoral de cara a las internas y logró duplicar su piso histórico de intención de voto. En 2019, el PC sufrió un descenso entre marzo y mayo, tendencia que coincide con la aparición de Cabildo Abierto y con una leve mejoría del PN. Posteriormente, y especialmente tras la victoria de Ernesto Talvi en las internas, el PC parece moverse con nuevos pisos y techos, contando con buenas probabilidades de mejorar su votación de 2014 y manteniéndose a  una distancia competitiva frente al PN.

En el caso de Cabildo Abierto, su 12% actual es el máximo registrado desde su aparición en la arena política en abril de 2019 y refleja su segunda medición de crecimiento consecutiva. CA había tenido un empuje en julio de 6% a 10% tras las elecciones internas y ahora agrega 2 puntos más de crecimiento. Esto implica que Cabildo Abierto ha duplicado su intención de voto inmediatamente previa a las internas.

Respecto al resto de los partidos con posibilidades parlamentarias, el Partido de la Gente reitera su 2% de julio y el PI también recoge un 2%. EL guarismo actual de estas fuerzas políticas respectivamente encabezadas por Edgardo Novick y Pablo Mieres es coincidente con el promedio de las mismas en 2019. Esto supone para ambos casos un descenso de intención de voto respecto a 2018 pero el mantenimiento de firmes posibilidades para tener representación en la cámara baja y la posibilidad latente de ingresar a la cámara alta. Por último, el PERI y Unidad Popular vuelven a marcar cada uno un 1%, porcentaje que ha sido predominante en ambos casos durante el presente ciclo electoral. PERI y Unidad Popular mantienen posibilidades interesantes de conseguir representación parlamentaria en diputados, lo que supondría una novedad en el primer caso y un elemento de continuidad en el segundo caso.

Finalmente, los indecisos suman hoy un 8% y quienes votarían blanco o anulado llegan al 6%. Sumados, estos sectores representan un 14% del electorado. Desde abril en adelante, el electorado indefinido ha tenido un descenso sustantivo y progresivo, consecuente con el avance de la campaña electoral y la dilucidación de las candidaturas presidenciales. Si asumimos que alrededor de un 3% o 4% de estos indefinidos finalmente votará en blanco o anulado, podemos concluir que 1 de cada 10 uruguayos aún no se pronuncia por alguna candidatura o agrupación partidaria. A este segmento “indefinido” le acompaña otro segmento que tiene una preferencia electoral pero que no está seguro de la misma y que llega hoy al 15% del electorado”.

Fuente Contenido: Opción Consultores.