Diputado Olmos y el Plan Ceibal: “Uno de los grandes legados de los gobiernos frenteamplistas”

Destacado Frente Amplio
Plan Ceibal

El diputado Gustavo Olmos (Frente Amplio) reivindicó el Plan Ceibal al cumplirse quince años de su puesta en funcionamiento, como “uno de los grandes legados de los gobiernos frenteamplistas”.

Olmos expresó que a través de este Plan Ceibal “lo que era un privilegio -tener una computadora- se transformó en un derecho para cada uno de los niños y niñas de este país”.

Sus palabras fueron pronunciadas durante la media hora previa de la sesión del pasado 11 de mayo.

“El 10 de mayo, se cumplieron quince años desde que en Villa Cardal, en la Escuela Italia, en el departamento de Florida, se hacía la primera entrega de computadoras de Plan Ceibal.

Es una fecha que creo que merece ser recordada y valorada; una iniciativa anunciada a fines del año 2006 por el presidente Vázquez e inspirada en el proyecto que había planteado Nicholas Negroponte en el Foro de Davos: una computadora por niño, One Laptop Per Child (OLPC). Había razones coyunturales y económicas de disponibilidad: se consiguió un dispositivo de muy bajo precio que hacía viable el proyecto”, expresó Olmos.

Agregó que “el ingeniero Miguel Brechner sin duda fue el corazón del inicio y desarrollo de Plan Ceibal; le llevó esa idea al presidente Vázquez, quien la adoptó inmediatamente. Es un proyecto que, si bien uno podría pensar que es tecnológico, en realidad, su objetivo va bastante más allá: es un proyecto fuertemente impregnado de un sentido de equidad y de justicia”.

En ese momento, dijo, “la brecha respecto a la disponibilidad de computadoras entre los niños del quintil superior y el inferior era de nueve a uno; es decir que había una inequidad en el acceso a dispositivos y en el acceso a la conectividad que era realmente relevante y se entendió -yo creo que fue uno de los grandes aciertos del gobierno- que el Estado debía trabajar para disminuir esa desigualdad”.

Olmos recordó que “en la primera fase del proyecto -en los primeros dos años- el objetivo era llegar a todos los estudiantes de Primaria con un dispositivo y asegurar la conectividad en la mayor cantidad de lugares posibles, especialmente en las escuelas”.

“Una vez logrados esos objetivos se pasó a una segunda fase, en la cual el foco se puso en las plataformas digitales y en la formación docente. En ese camino se trabajó en herramientas específicas. Por ejemplo, se comenzaron a utilizar las videoconferencias para inglés, una cosa absolutamente innovadora debido a que había dificultades para que niños y niñas de escuelas de todo el país pudieran aprender inglés en la escuela, entre otras cosas porque no había disponibilidad de docentes suficiente en todas las localidades”.

Agregó que “también se armó una biblioteca digital, que después se transformó en la Biblioteca País, en la cual se ponían a disposición todos los libros de texto en forma gratuita para todos los estudiantes. Se empezaron a hacer las pruebas adaptativas; un cambio bien relevante. Uno con medios analógicos, con papel, puede hacer una prueba y darle la misma prueba a todos los estudiantes, pero al incorporar tecnología, tienen la misma prueba al principio y dependiendo del desempeño que está teniendo el estudiante en esa prueba específica, se hace más compleja o más sencilla”.

Por tanto, “eso permite que el docente sepa no solo si hay un nivel de suficiencia entre sus alumnos, sino dónde está ubicado cada uno de ellos.

Plan Ceibal siguió evolucionando; se integró al sistema educativo; venció las resistencias que tuvo al principio en el cuerpo docente y creo que ese es uno de los grandes legados de los gobiernos frenteamplistas: que lo que era un privilegio -tener una computadora- se haya transformado en un derecho para cada uno de los niños y niñas de este país”.

Fuente Imagen. chicos.net