Eduardo Rubio presentó un proyecto que impulsa una Ley de Emergencia de la Industria del Cuero

Eduardo Rubio

El diputado Eduardo Rubio (Unidad Popular) presentó un proyecto que impulsa una Ley de Emergencia de la Industria del Cuero.

Compartimos el articulado de la iniciativa.

Artículo 1- (Prohibición de exportar cuero sin procesar)

Prohíbase de forma transitoria, la venta al exterior de cuero salado o cromado, sin procesar totalmente o wet blue. Está disposición regirá hasta tanto se recupere los niveles de exportación de cuero procesado vigentes al año 2008 en donde se procesaba el 65% del cuero enviado al exterior.

Artículo 2 – (Detracciones al cuero) Se levantará la prohibición de exportación de cuero salado o sin procesar totalmente o wet blue, una vez que se supere la grave situación del sector. Esta decisión será tomada por el Poder Ejecutivo en acuerdo con las empresas y las organizaciones sindicales.

A partir de ese entonces se fijará de parte del Poder Ejecutivo una detracción, que gravará la salida mediante exportación de cueros pre trinchados, salados o escasamente procesados (wet blue hasta el proceso de dividido inclusive), con un arancel del 20% .

Artículo 3- (Fomento producción nacional)

Fíjese un porcentaje sobre el total de los cueros producidos, que se quedarán en el país, para su posterior industrialización total, tanto sea en la marroquinería, calzado, vestimenta o tapizados y afines.

Dicho porcentaje se acordará con las empresas y las organizaciones sindicales.

El Poder Ejecutivo dotará medidas de protección a la industria nacional que hagan viable el proceso de industrialización dispuesto en el presente artículo.

Artículo 4 – (Fondo de Compensación)

Créase un fondo de compensación para trabajadores en seguro de paro de la industria del cuero, el cual se compondrá con el 15% de los subsidios otorgados a las empresas.

Exposición de Motivos

Este proyecto de ley tiene por objetivo atender principalmente la problemática del sector curtiembres, en el que se constata una situación de emergencia fruto de que se exporta el cuero con escaso valor agregado. Esto ha impactado negativamente en el sector generando la pérdida

de fuentes de empleo, al disminuir la demanda de mano de obra para el proceso de producción.

Corresponde mencionar que el cuero, en lo que refiere a su proceso de manufacturación, atraviesa diferentes etapas. Primero sale de los frigoríficos en estado fresco. Los cueros salados son los que tienen el estado de menor valor agregado, casi no generan puestos de trabajo. Una segunda etapa comprende al cuero llamado wet blue, producto cuyo nombre se debe al color que adquiere en su tratamiento con sulfato de cromo, si la producción de las curtiembres queda reducida a la elaboración del wet blue solo se generarían algunos cientos de puestos de trabajo .

Un tercer estado es el denominado semi acabado, por el cual se genera una importante cantidad de mano de obra; en esta etapa se obtiene un producto que puede tener uso en diversas industrias como en la de la vestimenta y mueblería, entre otras.

El cuarto estado comprende al cuero terminado. Este es el que encontramos en el sofá, en el auto, en el zapato.

En nuestro país la primarización de la economía va imponiendo la venta del cuero con escaso valor agregado, con riesgo de llegar al estado del wet blue o inclusive al estado, de salado, habilitando que los frigoríficos lo exporten directamente sin proceso de manufacturación.

Actualmente ha decaído la exportación del cuero terminado e incluso el semi-acabado, mientras que ha aumentado la exportación de los cueros menos procesados. Tal situación se acompasa con el deterioro de las curtiembres y la pérdida de fuentes de empleo.

Las exportaciones de cueros con menos tratamiento como el wet-blue y el cuero semi procesado ganaron participación en el total exportado por el sector; en detrimento de las colocaciones de cueros preparados después del curtido, que pasaron de representar el 67% de las exportaciones en el año 2005 al 46% en el año 2011.

Factores que contribuyen a la concentración de la producción y a la pérdida de empleo:

En lo que respecta a nivel coyuntural, es necesario tener en cuenta, la modificación a los estímulos que el Estado otorgaba a las empresas, según el grado de valor agregado incorporado al producto.

En el primer período del Dr. Tabaré Vázquez, se disminuyeron los incentivos a la producción del cuero semi terminado y terminado, generando un efecto primarizador en el ramo. Para los empresarios, dicha medida los motivó a transformar a Uruguay en un país que genera la materia prima, pero los artículos se terminan en Asia, Brasil, o en algún país con alto índice de informalidad y condiciones de semi esclavitud.

Mientras tanto, en lo que respecta a nivel estructural, es preciso atender el problema que se viene dando, desde hace tiempo, que afecta a la cadena de producción desencadenando la desvalorización de lo producido en el sector y con ello la pérdida de fuentes de empleo.

Los trabajadores han manifestado que desde el año 2008 se han perdido entre seis mil y siete mil puestos genuinos de trabajo, pasando de diez mil curtidores a tres mil. Desde los años noventa hasta la actualidad se perdió la industria curtidora ovina, que empleaba entre diez mil y doce mil trabajadores.

Amerita tener en cuenta, que todas las empresas curtidoras perciben un subsidio por ex- portaciones. Incluso después de cada crisis las empresas logran mejorar los beneficios por concepto de devolución de las exportaciones. Sin embargo, progresivamente se reduce más la plantilla de trabajadores; convirtiéndose esto en una variable de ajuste a través del seguro de desempleo o el recorte de la semana laboral, siendo el trabajador quién termina pagando la recesión en el sector.

Si bien existe un marco normativo a nivel tributario, los beneficios otorgados no se acompasan con la generación de empleo. El mismo le ha servido a las empresas para alivianar la carga tributaria, sin contemplar las necesidades reales de empleo y de una producción del sector con mayor valor agregado.

La inestabilidad en la industria del cuero en una constante que comprende a la mayoría de las empresas. A mayo de 2019, encontramos a la curtiembre París con toda la plantilla en seguro de paro y el planteo empresarial de reducción salarial y de plantilla.

La Curtiembre Curtifrance, tiene al 90% de su plantilla en seguro de paro, tomando la dinámica de salado de cuero para que este sea procesado en Brasil.

La Curtiembre JBS cueros Uruguay, hace 2 años que cuenta con personal en seguro de paro, llegando a instancias de prórroga y también, tiene la dinámica de seguro parcial, los trabajadores de la etapa de terminado, desde hace varios meses, vienen trabajando 15 días por mes. Los trabajadores que se encuentran en situación de seguro de paro no tienen garantizado su reintegro, corriendo el riesgo de llegar a la situación de despido de 370 obreros.

Por otra parte, la Curtiembre Dofin, viene de un seguro de paro con prórroga y una situación económica y comercial de la empresa muy compleja. Dichos trabajadores van reintegrándose a la actividad, de manera paulatina.

Primarización y concentración de la producción

La primarización de la producción, se profundiza con la mayor exportación de cuero salado o cromado en detrimento del cuero terminado.

La producción de cueros en Uruguay es llevada adelante por cinco o seis empresas, de las cuales dos ( JBS, PAYCUEROS) procesan las 2/3 partes del total.

Hasta el período comprendido entre los años 2008 y 2009, el cuero era llevado a procesos finales en un 65% del volumen, mientras que el 35% se vendía en los procesos primarios (wet blue). En la actualidad la proporción se ha invertido, y con ello la pérdida sistemática de valor agregado y de fuentes de empleo.

Los trabajadores de Paycueros han denunciado ante la Comisión Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes que pertenecen a una multinacional y desde “hace unos años que en Uruguay la materia prima se vende con muy poco proceso. La mayor parte de la empresa apuesta a terminar el primer proceso del cuero, que solo ocupa a un 25% o un 30% de la plantilla de la fábrica. Entonces, año a año se va achicando la cantidad de trabajadores”.

El sector productivo necesita medidas de protección a la materia prima, para que esta se procese en el país generando fuentes de empleo.

En la región ya se vienen aplicando medidas para frenar la primarización y proteger al sector estableciendo detracciones con el fin de desestimular la exportación del cuero sin valor agregado.

En este sentido, en el Mercosur hay diferentes aranceles para el cuero sin procesar, algunos países aplican entre el 15% y el 20% de arancel, mientras que en Uruguay se imparte el 5%. Lo cual genera desventaja para proteger la mano de obra en el país. En su momento la detracción que se aprobó era del 5% a la exportación de cueros vacunos salados, piquelados y wet blue o sin procesar; en la actualidad este porcentaje es insuficiente en comparación a las detracciones de nuestros países vecinos como Brasil y Argentina. Los productos nacionales pierden competitividad ante los de la región y en consecuencia se pierde calidad en la producción. Por lo anteriormente expuesto es que el presente proyecto propone elevar las detracciones al 20%.

Pérdida de soberanía

La pérdida de la soberanía se ha acrecentado con el ingreso de capitales multinacionales que ha promovido la precarización de este sector productivo. Las transnacionales han suplantado a la empresa de capitales nacionales, consolidándose verdaderos oligopolios dueños de los

frigoríficos y de las curtiembres. Controlan la producción de acuerdo a su interés, llevando el procesamiento de la materia prima donde les resulte económicamente más rentable. Generalmente trasladan gran parte del proceso de manufacturación a lugares de producción a gran escala, en los que predomina un formato de trabajo just in time. Esto les permite monopolizar la cadena industrial.

En consecuencia, desde Uruguay se exportan los cueros con un mínimo proceso de cromado quedando cientos de obreros en el seguro de paro y sin trabajo.

En lo que refiere a este problema los trabajadores ante la comisión parlamentaria hicieron alusión a una denuncia presentada ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social por el proceder de empresarios chinos que compran al frigorífico los cueros, luego los salan y se los llevan sin ningún

otro valor agregado.

Otro elemento a tener en cuenta es el impacto de la exportación de ganado en pie. Según datos del Anuario Estadístico Agropecuario de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias del MGAP (2018); a partir del año 2008 se ha incrementado la exportación de ganado en pie, siendo el año 2016 récord, ya que se embarcaron desde Uruguay 307.131 vacunos en pie, una cifra 41% superior a la del 2015 .

Esto contribuye a la falta de materia prima y profundiza la primarización de la economía.

Estructura del Proyecto de Ley.

El artículo 1 ante la grave situación del sector, plantea el cese total de la exportación de cueros que no sean totalmente terminados. Es una medida temporal hasta recuperar el empleo este sector productivo.

El artículo 2 establece que una vez superada la situación de emergencia del sector, se permitirá la exportación de cueros sin procesar pero en determinadas condiciones. Se le fijará un gravamen, a modo de detracción, para el cuero cromado con el objetivo de mantener la materia prima, para la producción y evitar así el encarecimiento de la materia prima en las curtiembres.

Uno de los fundamentos de este proyecto radica en la protección de la industria nacional, por tal motivo, se plantea la aplicación de un gravamen arancelario a la materia prima que se exporta prácticamente sin proceso.

El artículo 3 establece que un porcentaje sobre el total de los cueros producidos quede en el país.

La finalidad de dicha disposición, es generar fuentes de empleo y favorecer su industrialización, siendo un estímulo para reactivar la industria del calzado, marroquinería, tapicería entre otras. Para concretar este objetivo es preciso que el Poder Ejecutivo promueva medidas de protección a la industria nacional que hagan viable el proceso de industrialización al que se hace referencia.

El artículo 4, busca a través de la creación de un Fondo de Compensación amparar a los trabajadores de la industria del cuero en situación de seguro de paro.

Fuente Imagen: carve850.com.uy