En un informe valiente y comprometido, Gonzalo Civila pone los puntos sobre las íes de la interna socialista

Gonzalo Civila

Consciente de su responsabilidad y representatividad y de la actual coyuntura política nacional y partidaria, el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila, a través de un informe valiente y comprometido pone los puntos sobre las íes de la interna socialista y en los desafíos que la colectividad tiene en el presente y futuro.

En el informe fechado el 3 de enero – y al que tuvo acceso 2019.com.uy -, Civila considera que “la permanente exposición amplificada y distorsionada de diferencias internas e intereses menores por cargos y posiciones han dañado demasiado al Partido como para seguir condicionando sus decisiones y erosionándolo públicamente”.

Según el secretario general del PS “no podemos permitir que la angustia por la pérdida se procese de forma corporativa o egoísta, pensando más en lugares que en procesos, convirtiendo el debate sobre el presente y el futuro en un arma de destrucción, siempre dirigida a los otros. Tampoco podemos hacer la plancha”.

“Estamos sobrellevando un conjunto de operaciones montadas en medios de comunicación por parte de un pequeño grupo que no comprende o desprecia esa tarea e insiste en hacer de la mezquindad, el internismo y el sectarismo que hace tiempo nos dañan, una práctica cotidiana”, afirma Civila.

A los efectos que se entienda cabalmente el alcance del pensamiento de Civila, compartimos la totalidad del informe.

“Queridas compañeras y queridos compañeros:

Ha comenzado un nuevo año y nos toca afrontar el enorme desafío de fortalecer el Partido y el Frente.

Lo haremos juntas y juntos, revitalizando nuestra relación con la sociedad, procesando una apertura verdadera, ofreciendo espacios sanos de militancia que permitan organizar el trabajo por el cambio social y planificar la esperanza, potenciando nuestra capacidad de escucha y de propuesta. En ese marco se ubica, por ejemplo, el Encuentro Nacional de Militantes Sociales que comenzamos a delinear enseguida después de la elección nacional. Ya nos pusimos en marcha, conscientes de que el contexto es nuevo y complejo, y estar a la altura de sus exigencias no será sencillo.

En medio de estas circunstancias estamos sobrellevando un conjunto de operaciones montadas en medios de comunicación por parte de un pequeño grupo que no comprende o desprecia esa tarea e insiste en hacer de la mezquindad, el internismo y el sectarismo que hace tiempo nos dañan, una práctica cotidiana. Tal vez este episodio sea el síntoma más claro de la patología que queremos superar, y de las resistencias a asumir la responsabilidad que nos demanda el momento político y la responsabilidad que nos demanda, y la necesidad imperiosa de un cambio, porque si seguimos repitiendo lo mismo los resultados no van a ser distintos.

Atendiendo al desconcierto que los relatos distorsionados de algunos hechos han generado en compañeras y compañeros que realmente quieren al Partido y militan por el proyecto socialista, y habiendo constatado que los canales habituales de comunicación interna no han funcionado adecuadamente, siento necesario aclarar por esta vía algunos procesos ampliamente informados en los organismos de dirección partidaria correspondientes.

1) El Comité Central del día 30 de noviembre pasado incluyó dentro de su declaración final, aprobada de forma unánime, dos breves referencias generales al proceso de las elecciones departamentales y municipales en el actual contexto político. Las mismas rigen como orientación para todas las Departamentales del país:

“Los importantes objetivos electorales de mayo, que desde ya asumimos como un desafío fundamental, no nos impiden realizar este análisis (crítico y autocrítico) ni revisarnos a nosotros mismos.”

“Nuestra prioridad en este camino no será garantizar espacios o candidaturas, sino cuidar la unidad del Frente Amplio y defender las herramientas colectivas que nos permitan seguir luchando por la causa de la dignidad humana en la sociedad uruguaya”.

Al momento de emitir esta declaración, tal como lo supo el organismo, en mi condición de Secretario General, al igual que durante toda la etapa anterior, había intercambiado con el compañero Daniel Martínez, que siempre compartió los criterios que quedaron allí expresados.

Con posterioridad a esa sesión del Comité Central, el Secretario de Relaciones Políticas y otros dirigentes partidarios, a la vez que participamos de una gira nacional de reflexión sobre el ciclo culminado en noviembre, mantuvimos contactos con todas las Departamentales para acompañar el proceso de definición de la propuesta electoral frenteamplista de cara a mayo.

2) En la sesión del Comité Ejecutivo Nacional del día 16 de diciembre, luego de recibir un informe completo de la Secretaría de Relaciones Políticas sobre la situación de cada Departamental de cara a las elecciones de mayo, y tomando nota de algunas versiones de prensa que especulaban con una posible precandidatura de Daniel a la Intendencia de Montevideo, algunos integrantes del organismo plantearon por segunda vez la necesidad de que la dirección nacional realizara un seguimiento más directo del proceso de la definición de candidatas y candidatos frenteamplistas para la elección departamental de Montevideo.

Este proceso ha sido objeto – como sucede habitualmente con las elecciones departamentales en la capital del país – de intercambios entre dirigentes nacionales de los distintos grupos políticos del Frente Amplio, los cuales fueron informados en el propio CEN y trasladados en detalle a la Secretaria Política de la Departamental de Montevideo.

En esa sesión defendí, para este y para todos los casos, el criterio – no establecido estatutariamente y tantas veces discutido en el Partido – según el cual el tema debe ser definido por el Comité Departamental correspondiente. No obstante, y sin afectar esa competencia, el CEN entendió que, dadas las implicancias nacionales del tema y por la relevancia de la discusión sobre el rol del compañero Daniel Martínez para el Partido y el FA, el mismo debía ser abordado también por la conducción nacional, realizando un análisis más pormenorizado, incorporando al mismo a compañeras y compañeros de distintas miradas dentro de la organización.

Cuando estaba finalizando esa sesión asumí el compromiso de convocar a algunas/os compañeras/os a conversar sobre el tema, no para definir que candidato/a apoyaría el Partido en el Departamento, sino para valorar la complejidad de la situación planteada en sus implicancias nacionales, y discernir algún curso de acción conjunto, en los plazos breves con los que contábamos y bajo las condiciones particulares que la sensibilidad del asunto requería.

3) El día jueves 19 convoqué a un grupo de compañeras/os ampliamente representativos del Partido y la Juventud, con antecedentes de participación en ámbitos del Frente Amplio, a una reunión de intercambio y consulta.

En ese encuentro además de participar el Secretario General del Partido, y varios responsables de secretarías nacionales, participó la Secretaria General de la Juventud y la Secretaria Política de la Departamental de Montevideo, dos ex secretarios generales, y varias/os compañeras/os más, contemplando las diversas miradas internas. Desde el primer momento quedó claro que ese ámbito de diálogo, como tantos encuentros informales que se generan entre dirigentes y militantes partidarios, no sustituía ningún proceso orgánico ni tenía un fin resolutivo, sino que buscaba abrir un canal para cumplir con el cometido conversado en el Comité Ejecutivo, al cual se informaría sobre lo intercambiado y sobre las acciones que los distintos compañeros/as responsables desarrollaran en torno al tema, como se realiza habitualmente con los temas que requieren de un seguimiento cotidiano.

A partir de los puntos de vista existentes, se entendió importante establecer un contacto con el compañero Daniel Martínez, complementario de los contactos habituales realizados por el Secretario General, para intercambiar sobre su rol en el futuro y las implicancias de una posible candidatura a la Intendencia de Montevideo. Este intercambio sería un insumo tanto para Daniel como para el proceso orgánico partidario.

4) Al día siguiente se le trasladó a Daniel que a partir de un planteo realizado por algunos compañeros en el CEN se consideraba importante tener una conversación presencial sobre los temas antes mencionados, y que en la misma participaran compañeras/os de distintas miradas dentro del Partido. Daniel propuso realizar esa reunión en el horario previsto para un encuentro previamente coordinado por la Secretaria Política Departamental, unificando el intercambio en una sola reunión. Luego, en coordinación con la Secretaria Política Departamental, y en función de la disposición de otras/os compañeros/as que habían participado del intercambio del jueves anterior, definimos quienes concurriríamos a la reunión.

5) En la mencionada reunión, que se desarrolló el lunes 23 de diciembre, intercambiamos con Daniel sobre su rol a futuro y reflexionamos sobre la posible candidatura a la Intendencia. Daniel nos dejó allí claro que no tenía ninguna definición tomada, que no era precandidato, y que si bien varias/os compañeras/os le habían planteado la posibilidad de asumir ese desafío, iba a valorar esta eventualidad en función de la contribución que realizara a la unidad y el fortalecimiento del Frente, en línea con la definición tomada por nuestro Comité Central del 30 de noviembre. También nos manifestó la importancia que tenía para él la visión que el Partido pudiera construir sobre el tema y su vocación de no ser factor de división en el FA.

Desde el inicio de la reunión le expresamos a Daniel que nuestras reflexiones sobre riesgos, complejidades y oportunidades para el FA de las distintas posibilidades, no eran producto de definiciones partidarias que aún no habíamos procesado, y que ninguno de los compañeros se expresaba tampoco a nombre de alguna lista interna. Es decir, no le trasladamos a Daniel ninguna resolución, como se ha afirmado reiteradamente, y quedó absolutamente claro que en ese momento no existía definición alguna. En el diálogo fuimos explícitos en el reconocimiento a su trabajo al frente de la Intendencia de Montevideo y en la campaña electoral nacional, así como sobre su dimensión de referente nacional del Frente y el Partido, y sobre la relevancia e impacto de las decisiones que debíamos tomar luego de haber sido un intendente con un gran respaldo y candidato común de todo el Frente Amplio a la Presidencia de la República.

Luego de la reunión el diálogo fluido continuó, siempre en los mejores términos, valorando el escenario.

6) El día jueves 26 de diciembre un grupo de integrantes de la Departamental de Montevideo suscribieron una nota solicitando el tratamiento del tema, que ya había comenzado a discutir la Departamental en sesión anterior, y adelantando su posición, que según nos comunica la compañera Secretaria Departamental hasta ese momento no se había manifestado en el Secretariado Ejecutivo de Montevideo, favorable a promover desde el Partido una candidatura de Daniel a la Intendencia. Esa nota estuvo en poder de un medio de comunicación, incluso en una versión anterior a la definitiva, antes de ser conocida por su destinataria.

7) El día viernes 27 de diciembre aparecen dos notas en prensa en las que “fuentes” hacen referencia a supuestas diferencias internas en el FA y el PS sobre una posible candidatura de Daniel. Esa misma mañana Daniel me comunica que no es precandidato a la Intendencia y lo mismo le traslada al compañero Presidente de la Departamental de Montevideo del FA, que le había solicitado una reunión en su condición de eventual precandidato. Luego del intercambio con Daniel acordamos los términos de una comunicación pública que yo realizaría inmediatamente.

8) El mismo viernes 27 a la tarde se informa al Comité Ejecutivo, que tenía este tema en el orden del día, sobre el proceso aquí relatado y se emite una declaración por consenso respaldando la decisión del compañero Daniel.

9) El sábado 28 el Comité Departamental de Montevideo emite una resolución interna unánime en la misma línea y designa un conjunto de compañeras y compañeros para entrevistarse con los posibles precandidatos/as.

10) Entre tanto no han parado de aparecer notas en medios de comunicación donde “fuentes” partidarias hacen referencia a supuestos acuerdos que no existen, distorsionando el contenido de los intercambios que hemos mantenido a nivel nacional con otros sectores y compañeras/os del Frente Amplio. Esta operación además de ser mentirosa y desleal, pretende condicionar al Partido, inviabilizando posibilidades e instalando otras, a la vez que se cuestiona a la dirección partidaria por ejercer su rol.

Simultánemente integrantes del Partido han ejercido presión directa sobre integrantes del Comité Central para que renuncien a sus cargos.

11) En el marco de esta operación de prensa se mencionan las renuncias de la compañera Daisy Tourné y el compañero Julio Pintos al Comité Central, al punto de hacerlas aparecer como renuncias al Partido, difundiendo la idea de que las mismas habrían desencadenado una crisis partidaria. En ese contexto aparecen declaraciones de “fuentes” desacreditando el aporte de la compañera Daisy Tourné a la organización, lo cual agrega un elemento más, totalmente repudiable, a la lógica destructiva que practican algunos integrantes del Partido.

12) En los últimos días ha aparecido también una declaración de un centro socialista deslegitimando la acción de la dirección partidaria, cuestionando la representatividad (estatutaria y recientemente surgida de procesos electorales internos) del Secretario General del Partido, la Secretaria Política Departamental y demás dirigentes, y sembrando dudas sobre compañeras y compañeros de probada conducta socialista, pretendiendo interpretar, fuera del ámbito de su competencia, la opinión mayoritaria de las y los afiliados, y alentando a otros organismos de base a pronunciarse, desconociendo las resoluciones de dos organismos superiores. Esta declaración se ha hecho pública, siendo acompañada incluso por declaraciones y comentarios de militantes, lo cual constituye una falta disciplinaria grave. En estas declaraciones a la vez que se insiste en el capital político que representa Daniel para el FA y el PS se debilita su posición, desmereciendo la autenticidad y el sentido unitario de su decisión política.

Estos son los hechos sucedidos que, como se desprende del relato, han sido deformados como intenciones evidentes que la orgánica partidaria deberá discutir y valorar. Finalizando este informe quiero volver a ponerme a disposición, y poner a disposición a las y los compañeros que integramos la dirección ejecutiva del Partido, para intercambiar con todos los centros socialistas que lo entiendan pertinente y lo soliciten por las vías y procedimientos correspondientes.

A su vez quiero manifestar que, constatada la falla de los medios tradicionales, nos disponemos a revisar, junto con el Secretario de Organización y Desarrollo Partidario, los canales de comunicación interna a efectos de garantizar en el futuro una circulación más adecuada de la información, que no puede verse obturada por el temor a las filtraciones.

El Partido tiene hoy la obligación de preservar y mejorar su funcionamiento colectivo y cada socialista debe valorar sus acciones en función del interés superior del país y el Frente Amplio.

La permanente exposición amplificada y distorsionada de diferencias internas e intereses menores por cargos y posiciones han dañado demasiado al Partido como para seguir condicionando sus decisiones y erosionándolo públicamente.

La autocrítica de la que tanto hablamos pasa fundamentalmente por la apertura a hacer las cosas diferente, cambiándonos a nosotros mismos. No podemos permitir que la angustia por la pérdida se procese de forma corporativa o egoísta, pensando más en lugares que en procesos, convirtiendo el debate sobre el presente y el futuro en un arma de destrucción, siempre dirigida a los otros. Tampoco podemos hacer la plancha.

Hace menos de 9 meses instalamos una nueva dirección partidaria. Lo hicimos comprometiéndonos a promover un cambio profundo en la vida del Partido, orientado por los mismos principios socialistas de siempre y los desafíos del proyecto político que nos une. Pueden tener la certeza que en ese camino enfrentaremos las complejidades que sean necesarias, propiciando el diálogo y la búsqueda de salidas en clave frenteamplista, sin aceptar extorsiones de nadie ni ceder a metodologías desleales y disolventes.

Finalmente, quiero agradecer las numerosas muestras de solidaridad y respaldo recibidas en estos días de parte de militantes socialistas, de las más diversas miradas y trayectorias, ante los ataques públicos de los que ha sido objeto la institucionalidad partidaria. Lo hago con el compromiso de cumplir a cabalidad la función que la democracia del Partido me asignó, con la mirada puesta en los desafíos centrales de nuestro pueblo y del FA, sin hacer concesiones a un internismo paralizante, y con la tranquilidad de que luego de sobrellevar las operaciones que provienen de un grupo muy minoritario, encontraremos el adecuado punto de equilibrio para seguir avanzando”.

Gonzalo Civila.

Secretario General.

Fuente Imagen: radiouruguay.uy