Federación Rural: Por el precio del gas oil una parte importante del país queda imposibilitada de producir

Federación Rural

La Federación Rural (FR) considera que “una parte importante del país queda imposibilitada de producir” por el precio del combustible y, en consecuencia con el costo de flete, así como “una porción apreciable de la tecnología disponible –en particular, para hacer el riego– no sería pasible de ser utilizada por los costos energéticos que tiene implícitos”.

El tema estuvo sobre la mesa en la subcomisión de audiencias de la Comisión Especial creada por el Senado para el análisis del proyecto de ley de urgente consideración que recibió a una delegación de la Federación Rural integrada por su presidente, Julio Armand Ugón; su vicepresidente, ingeniero agrónomo Guillermo Villa, y los consejeros doctor Emilio Mangarelli e ingeniero agrónomo José Carlos Rey.

En la sesión del pasado viernes 15, Carlos Rey indicó que “el gasoil, tanto por su calidad como por su precio, constituye una gran preocupación de la Federación Rural.

Por un lado, agregó “una parte importante del país queda imposibilitada de producir –por ejemplo, ¿quién plantaría soja en Tacuarembó con este precio del combustible y, en consecuencia, con este costo de flete? – y, por otro, una porción apreciable de la tecnología disponible –en particular, para hacer el riego– no sería pasible de ser utilizada por los costos energéticos que tiene implícitos”.

Paralelamente, dijo Rey “también determina una exacción de ingresos que conspira contra el desarrollo de las empresas, de la población rural y del interior urbano”.

“Nadie es ajeno al hecho de que el mercado de los combustibles ha estado tradicionalmente marcado por una alta tributación e importantes costos monopólicos. Ambas cosas han determinado una pérdida de desarrollo, sobre todo, del interior del país”, enfatizó.

Según Rey, “es más, nos hemos tomado el trabajo de sacar un par de cuentas acerca de cuál es la tributación que Opypa marca para el sector agropecuario y cuál es la tributación que –por el fideicomiso del boleto, la tasa de inflamables de la intendencia y la diferencia del costo monopólico de Ancap–, está pesando sobre este sector agropecuario. Esa cuenta a nosotros nos ha dado entre un 40% y un 75% más que los impuestos que la Opypa dice que pagamos y ¡vaya que no estamos tomando en cuenta, por ejemplo, el atraso cambiario!”

En resumen, puntualizó: “por aquello de que del cuero salen las correas, también hemos tomado en consideración en ese cálculo los fletes de los productos agrícolas. El no hacerlo y decir que ese es otro sector –el del transporte– sería mentirnos y no queremos hacerlo; queremos hablar en términos económicos y no fiscales”.

Hasta ahora vimos dos cosas: “tributación y costo monopólico. ¡Vaya que sabemos que en una sociedad tan demandante de servicios sociales, con alta edad promedio y un enorme porcentaje de ella dependiendo del Estado a través de la función pública, la parte fiscal no puede ser corregida rápidamente ni en forma importante. Esto nos deja, como chance más clara, la desmonopolización de los combustibles como única forma de llegar a tener una respuesta verdadera”.

Asimismo, Rey consideró que “podemos hablar de calidad; podemos hablar de precio. Está escrito allí. Creo que vale la pena que los señores senadores lean ese espectro de calidad y precio porque de la calidad no sabemos nada. ¿O quién sabe cuál es la calidad del gasoil de Ancap? ¿Quién lo sabe? Lo sabemos nosotros cada vez que tenemos problemas con una máquina, ¿pero lo saben también en la Cámara de Senadores? ¿Lo sabe también la opinión pública? Yo creo que no, que no lo saben”.

A su entender “también sería del caso revisar y revertir el efecto de los biocombustibles para lo cual parece imprescindible revisar la ley. Esto genera sobrecostos que no se miden ni en tributos ni en costos monopólicos; son además de. Y además de, y además de, nosotros terminamos imposibilitando la familia de la vida rural, imposibilitando las producciones principales, imposibilitando el desarrollo del país”.

En tanto, el presidente de la FR, Armand Ugon manifestó que “creemos que Uruguay está preparado –aunque puede prepararse mucho mejor– en cuanto a la energía eléctrica. Quizá dentro de quince o veinte años todo funcione a electricidad. Se van a usar tractores, como los que hay en Estados Unidos, líneas de ómnibus eléctricos y también autos eléctricos. Creemos que con el tiempo eso va a ser contraproducente para Ancap. Se seguirán usando combustibles pero capaz que no en la medida que se precisa”.

El senador nacionalista Sergio Botana destacó “la posición que traen los representantes de la Federación Rural con respecto a lo que constituyen los costos con los que carga el sector. De ahí la importancia de haber hecho esta exposición sobre los combustibles y sobre los costos de la energía, a lo que habría que agregar el tema de los costos portuarios”.

Al respecto, “cuando se menciona el costo que significa el retraso cambiario –al que habría que sumar la mayor carga que representa el hecho de que el precio que recibe el productor siempre sea del residuo, siempre es lo que sobra–, me parece que tenemos una base para seguir desarrollando este fundamental aporte. Así que, bienvenidos esos comentarios; es más, se llegaba a pagar el precio más caro de todos que es el de no poder producir”.

El senador  Tabaré Viera (Partido Colorado) “con respecto al tema de los combustibles, coincidimos en el objetivo de que este insumo, que resulta fundamental en los costos no solo de la actividad agropecuaria, sino de toda la actividad económica del país, sea más barato; y estamos trabajando en eso”.

“No nos afiliamos a la religión de los monopolios; creemos que la competencia generalmente trae eficiencia, pero tenemos algunas dudas con respecto a lograr el objetivo solo con la desmonopolización –tal cual está propuesto en este proyecto de ley– porque el mercado de combustibles del Uruguay debe ser una de las cosas más reglamentadas que tiene el país”, agregó.

Entonces, “estamos trabajando en ese tema; reitero: estamos trabajando para lograr esos objetivos, pero nos parece que hay que mejorar esta propuesta, y no sé si en esta instancia de ley de urgente consideración tendremos el tiempo para hacerlo”.

Abigeato y Bienestar animal

En otro orden, Armand Ugón también se refirió a otros artículos de la LUC.

“A título general digamos que la inseguridad en el campo es algo que nos tiene muy preocupados por los robos, el abigeato y los copamientos. Eso también ayuda a que el medio rural se vaya despoblando. Por tanto, vemos con muy buenos ojos la unidad de seguridad que se intenta formar en el Ministerio del Interior en este proyecto de ley”, señaló.

Respecto al bienestar animal, Armand Ugón manifestó que “podemos mencionar varios temas: perros sin dueño, matanza de animales, la zoonosis que compromete la salud humana, la jauría. Por otro lado, vemos con buenos ojos su inclusión en esta propuesta”.