Fucvam: Hay una serie de prebendas que se dan al dueño de la vivienda y no al inquilino que pueden generar desalojos exprés

Una delegación de Fucvam que asistió el martes 23 de junio a la Comisión Especial de Diputados que analiza la Ley de Urgente Consideración (LUC), consideró que “hay una serie de prebendas que se dan al dueño de la vivienda y no al inquilino que pueden generar desalojos exprés”.

También discreparon en el eventual del Poder Ejecutivo de parte de la Asociación de Promotores Privados “para resolver el problema de los asentamientos irregulares. Sería insólito que las empresas privadas se preocuparan de viviendas que son absolutamente de interés social y en las que hay sectores de la población que no van a poder acceder a créditos fácilmente y sin subsidios”.

La delegación de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam), estuvo representada por Alicia Puyo, Edgar Ambrosio y Gustavo González.

Gustavo González. Soy el secretario General de Fucvam.

Con respecto a la LUC, nos vamos a referir puntualmente a lo que nos atañe, que es en particular el tema de la vivienda. Como saben los señores diputados, el cooperativismo de vivienda nace en el país en el año 1968 y es prácticamente el único programa que sobrevive todos los años y a los distintos gobiernos hasta el día de hoy, construyendo más de treinta y dos mil viviendas a nivel nacional. Sin embargo, en la ley de urgente consideración no hay ni un renglón acerca del cooperativismo de vivienda por ayuda mutua. Obviamente, esto nos preocupa, ya que si el problema de la vivienda es urgente, nos parece que como programa hemos demostrado, no solo construir a bajo costo, sino también para el conjunto de los sectores más modestos de la población, sin capacidad de ahorro. Entonces, es una alerta primaria; nos llamó poderosamente la atención que no aparezca el cooperativismo de vivienda por ayuda mutua. Otro aspecto que nos preocupa es que no se habla de ningún tipo de financiación: con qué financiamiento va a contar el país en su política de Estado para poder financiar las viviendas que, según la prensa, serían unas cincuenta mil a construir en el quinquenio. Nosotros creemos que es un gran déficit que tiene el país. Desde el año 2002, cuando comenzaron a desaparecer los últimos dineros que había en el Fondo Nacional de Vivienda -constituido por la ley del año 1968-, no se ha reconstruido dicho fondo. Se habla de un Fondo Nacional de Vivienda, pero en última instancia, las cooperativas y los distintos programas, tenemos una parte del presupuesto nacional para la vivienda. Es decir que no se cuenta -como planteó el legislador de la década del sesenta- con un Fondo Nacional de Vivienda específico para el tema de la vivienda que permita tener una política de Estado Recurrir al presupuesto, en momentos en los que se plantea que este será muy austero, también nos preocupa.

Otro aspecto que aparecía en primera instancia en la LUC -luego en el Senado hubo una modificación- tiene que ver con una idea ya recurrente que nace en los años noventa: impulsar el Mevir urbano. Mevir es el movimiento de vivienda para la erradicación de la vivienda insalubre rural, que cumple un rol en el país, pero en los noventa ya se planteaba que fuera también a nivel urbano. Como no aparece el cooperativismo de vivienda en el proyecto y sí surge como idea el Mevir urbano, ahora se ha planteado en el Senado que quede solamente para situaciones de emergencia. Lo entendemos razonable en la medida en que toda situación de emergencia merece el aporte de todos los programas, pero no consideramos que Mevir pueda impulsarse a nivel urbano teniendo el cooperativismo de vivienda de ayuda mutua y otros programas que ya se asisten los sectores urbanos. Otro aspecto que nos preocupa es el tema de los alquileres. Si bien nosotros no lo sufrimos directamente, consideramos que las modificaciones que hay en el proyecto de ley con respecto a una serie de prebendas -que, a nuestro juicio, se dan al dueño de la vivienda y no al inquilino- pueden generar desalojos exprés en un tiempo muy corto para que la gente pueda resolver el tema en caso de ser mal pagador. También se manifiesta en la LUC -para nosotros esto es muy importante- que se va a atender a los sectores de extrema pobreza. Fundamentalmente, se habla del tema de los asentamientos irregulares y de cómo se debe resolver ese problema. Por cierto, como Fucvam, nos preocupan los sectores más modestos de la población que existen en los asentamientos irregulares. En una primera instancia se hablaba de dar la propiedad a los asentamientos irregulares. Luego, ese artículo del Senado también sale. No sabemos si ahora se volverá a considerar en la Cámara de Diputados. Reitero: en el Senado el tema de los asentamientos irregulares habría sufrido una modificación; digo “habría” porque ahora lo va a tratar esta Cámara; puede volver al pleno general y colocarse nuevamente un problema -que nos preocupa-, que es esta idea de la propiedad para los asentamientos irregulares. Esta es una idea acuñada por Hernando de Soto, urbanista peruano, asesor del Banco Mundial, que no ha funcionado en ningún país del mundo. Por otra parte, consideramos que una escritura de propiedad no resuelve el problema de la vivienda, puesto que este -más en los asentamientos irregulares- debería tener una estrategia de abordaje absolutamente integral. No estamos en contra de que se atienda a los sectores de extrema pobreza, pero nos preocupa volver otra vez a políticas focalizadas y dejar a un sector importante de la población -los trabajadores de la economía formal y los de la economía informal- sin presupuesto para poder cubrir las viviendas. Por otra parte, hemos escuchado que se ha solicitado asesoramiento del Poder Ejecutivo a la Asociación de Promotores Privados para resolver el problema de los asentamientos irregulares. Sería insólito que las empresas privadas se preocuparan de viviendas que son absolutamente de interés social y en las que hay sectores de la población que no van a poder acceder a créditos fácilmente y sin subsidios. Por lo tanto, nos parece que si no funcionó en ningún país del mundo, no va a funcionar aquí, y al respecto tenemos pruebas reales: primero se quiso impulsar en Perú y no funcionó; luego, se quiso aplicar en México y tampoco funcionó, así como tampoco en Brasil. Por lo tanto, sí estamos de acuerdo en atender a la extrema pobreza, pero con otra política. Uno de los problemas que nos preocupa y que la LUC no atiende es el suelo urbano. Para construir hay que tener suelo y para eso es fundamental que, de una vez por todas, se ponga en práctica una cartera de tierras a nivel nacional, tema sobre el que el Ministerio ha dado pasos en los últimos años, pero entendemos que esta cuestión es central. Sin tierra no se puede construir Entonces, ¿cuáles son nuestras preocupaciones? Que la ley de urgente consideración no nos considera. Realmente, llama la atención que ni siquiera se mencione después de haber ganado, en el 2012, el primer premio a nivel mundial en Naciones Unidas sobre cooperativismo de vivienda por ayuda mutua, frente a ciento veinte propuestas del mundo. Esto nos preocupa. Hemos hablado con las actuales autoridades del Ministerio. Nos han dicho que sí, que vamos a ser contemplados, pero ya amanecimos con un recorte del 15% del Ministerio de Economía y Finanzas. Tenemos dos sorteos en vilo, porque nos han planteado que todavía no han podido hacer un cronograma para comenzar a dar los préstamos de arrastre. Cuando nos referimos a los préstamos de arrastre, hablamos de las cooperativas que ya habían hecho los tres sorteos y que se les debe adjudicar por administración directa. Además, hay una serie de cooperativas que ya han terminado todo el proceso. Solo quedaba fijar fecha para otorgarles un préstamo y nos han planteado que tampoco hay un cronograma actual, producto de los recortes. Entonces, en momentos de pandemia, en momentos en que el país y el mundo viven una situación como la originada por el coronavirus, nos parece un poco difícil de comprender que se llame al aislamiento sin tener en cuenta que este tema debe estar en la agenda pública, porque si un uruguayo o una uruguaya tiene la desgracia de estar infectado, tiene que vivir aislado en una habitación -como han dicho desde el Poder Ejecutivo- y debe tener un baño. Entonces, nos parece que el tema de la vivienda tiene que estar en la agenda pública como un tema fundamental y de emergencia nacional, porque al coronavirus también se lo combate desde la vivienda. Si no hay una vivienda adecuada, digna, decorosa, es muy difícil que la gente pueda tener un verdadero aislamiento. Podemos ver esa situación en algunos países de la región, que están sufriendo la pandemia mucho más que nosotros porque, obviamente, golpea mucho más en los sectores más vulnerables. Me refiero a las villas de Argentina, a las favelas de Brasil. Por el bien de todos y todas, esperemos que en nuestro país pueda seguir siendo controlada. He expresado consideraciones generales -en particular, con respecto a la vivienda- que tenemos sobre la LUC. También tenemos algunas preocupaciones con respecto a los piquetes, movilizaciones, etcétera, pero atañe a otros sectores plantearlo.

Nos preocupa mucho que no podamos expresarnos libremente, en movilizaciones de corte pacífico y familiares, como históricamente lo ha hecho Fucvam.

Diputada Susana Pereyra (FA): ¿Cuántas cooperativas tienen las limitaciones planteadas por el señor González? Me refiero a las que han cumplido los plazos, pero no han sido sorteadas, que están esperando que se cumplan los compromisos, porque luego de dos sorteos, se les otorga el préstamo.

Gustavo González: Son más de dos mil familias las que ya han cumplido con todo. Entre veinticinco y treinta cooperativas ya deberían estar firmando. Además, como ustedes saben, luego se debe hacer cierto papeleo que insume tiempo, por lo que estarían construyendo a fin de año.

Susana Pereyra (FA): ¿Las que están en obra, reciben los pagos formalmente, de acuerdo a los avances de obra?

Gustavo González: Hasta el momento no hemos tenido problemas, salvo con una cooperativa, pero por atraso de su cronograma. Por ahora, con las certificaciones de obra es con lo que se está cumpliendo.

Susana Pereyra (FA): ¿Cuántas familias están en proceso de conformación de una cooperativa, para poder acceder al préstamo?

Gustavo González: En este momento son 1.753 familias; contemplarían 753 del arrastre y 1.000 más del sorteo de diciembre.

Diputado Rodrigo Goñi (PN): Les agradecemos la visita y el planteo constructivo que nos han hecho. Tendremos en cuenta esta preocupación. Desde el Partido Nacional valoramos muchísimo el trabajo de Fucvam y su aporte.