Gonzalo Abella: El mensaje central del FA es “seguimos siendo lo menos malo”

El conductor de la Unidad Popular, Gonzalo Abella compartió su última columna titulada “Nuestra herramienta: la verdad”, en donde considera que “el oficialismo despliega una inteligente combinación de medias verdades, maquillaje de cifras y diversidad de la nueva oferta”.

Gonzalo Abella manifiesta: “La campaña electoral tensa al máximo los discursos. Cuando un partido tiene cosas para ocultar, trata de centra la atención del electorado en las medias verdades que lo favorecen y busca quitar importancia a todo aquello que lo acusa.

El oficialismo despliega una inteligente combinación de medias verdades, maquillaje de cifras y diversidad de la nueva oferta. Ante el creciente desencanto ciudadano, su mensaje central es “seguimos siendo lo menos malo”. Además pone en la cancha a nuevos actores que cuestionan a los gritos las medidas anti populares de su propio partido (medidas que de todos modos terminan votando por “disciplina partidaria”) y después claman en la tribuna por un giro a la izquierda que saben que el FA ya no puede dar.

De todos modos, el partido de Raúl Fernando Sendic, de Almagro, de la Dra. Michele Suárez y de la Dra. Muniz, aún tiene una base popular que cree honestamente en la redención imposible de su conducción. Los seguidores honestos ven la diversidad del discurso y no ven la homogeneidad del voto parlamentario.

Por otra parte, hay voceros oficiales que nos bombardean con cifras y datos. Ponen la lupa en lo mini – positivo, que siempre lo hay, pero soslayan las grandes cifras de desmantelamiento industrial, extranjerización de la tierra, envenenamiento del agua y el suelo, servicio e intereses de deuda pública, carestía, sometimiento a las trasnacionales y saqueo de recursos naturales. La lupa aumenta el texto que le interesa, pero deja borroso el texto que lo rodea. Así por ejemplo, el oficialismo habla del aumento de puestos de trabajo desde el 2002… pero omiten decir que ese año, por la crisis, se había perdido un número igual de puestos de trabajo.

Debido al enfoque neoliberal de Astori, el discurso de la derecha tradicional (PN, PC, PI, PdelaG) ha perdido argumentos. Los partidos burgueses critican la gestión, pero no pueden criticar el Programa, porque es el mismo Programa que la otra derecha aplicaría. Incluso ellos no tocarían el asistencialismo ni el clientelismo del MIDES, ni el plan “juntos”. Ninguno de nuestros derechistas tiene el fanatismo de un Bolsonaro ni las ganas de complicarse la vida cambiando muchas cosas. Al fin y al cabo, los jerarcas del oficialismo y los líderes de nuestra derecha tradicional veranean en los mismos lugares y se encuentran haciendo shopping en los mismos free shops del Planeta.

Si el oficialismo ha logrado “desempleo cero” entre sus militantes, otro tanto haría la coalición opositora si triunfara. Lo demás seguiría igual. Sólo los tecnócratas colocados por el FA en cargos de confianza deben preocuparse ante un relevo gubernamental. Pero que se preocupen en noviembre, en el ballotage; en la primera vuelta también ellos pueden votarnos sin problema, sabiendo que nuestros legisladores van a estar del lado de todo lo bueno que ellos hagan o propongan.

Si el arma de todos ellos se basa en medias verdades, nuestra arma es la verdad entera. He ahí nuestro camino: la organización de base es el empedrado, y la verdad bien en alto es la brújula hacia el poder popular.

Ser consecuente con la verdad exige valentía. Un acierto gubernamental no puede ser ignorado; debemos evaluarlo correctamente, reconocerlo, pero ubicarlo en el marco de la tendencia general regresiva que se evidencia cada vez más.

Aunque intenten hacernos invisibles entre las falsas oposiciones de los partidos con plata, no debemos subestimar la capacidad de nuestro pueblo para captar nuestro mensaje.

La verdad es la base de la confianza mutua. La verdad tiene más fuerza que la demagogia; también la crudeza de plantear nuestras propias insuficiencias nos hace creíbles

Sólo la militancia cotidiana nos permitirá avanzar. No hay tarea pequeña y no hay tarea que no multiplique su impacto cuando se hace en colectivo, siguiendo un plan local, en el marco de una línea de trabajo común.

Hemos estado y estamos insertos en cada lucha popular. Ahora, para impulsar esta batalla electoral en la que estamos inmersos, nos vemos en la calle cada día y nos veremos todos juntos el 24 (de noviembre), en nuestro 9º Encuentro Nacional, con el arma de la verdad a flor de piel”.

Fuente Imagen: prensa-latina.cu