Guillermo Caraballo: La opción es entre un proyecto “progresista, solidario” y otro “conservador, egoísta”

Guillermo Caraballo

El intendente de Paysandú, Guillermo Caraballo (Frente Amplio) admitió que de cara al balotage para la coalición de izquierda “no es un partido fácil” y consideró que se deberá optar entre dos proyectos” uno “progresista, solidario” y otro “conservador, egoísta”.

Así se expresó Caraballo a través de las redes sociales: “Está claro que no es un partido fácil. Decir lo contrario sería ser necio. Ahora compañeros, todos sabíamos que iba a haber una segunda vuelta. Los que tenemos alguna campaña encima, teníamos claro que la batalla final iba a ser en noviembre. Es cierto que quizás muchos frenteamplistas esperaban contar con algún punto porcentual más como piso electoral, pero no fue así. Y esto no nos puede detener. Nuestro talante se mide frente a las adversidades, por eso tenemos que rápidamente reorganizarnos y comenzar a dar la pelea rumbo al balotage.

Y hay que salir a hablar con la gente que no nos votó. Hay que salir a hablar con aquellos que alguna vez nos prestaron el voto, pero que en esta ocasión –por diferentes circunstancias- no nos votaron en primera vuelta, pero que pueden renovar el pacto de confianza con el Frente Amplio en segunda vuelta. Hay que hablar con aquellos que siguen enojados y descontentos con el Frente Amplio, pero que íntimamente les cuesta dar su voto en segunda vuelta a un gobierno neoliberal, porque temen después arrepentirse.

Y hay que decirle que hoy más que nunca el Uruguay está en un cruce de caminos, que tiene que optar entre dos proyectos de país nítidamente diferentes, uno progresista, solidario, con crecimiento y distribución, y otro conservador, egoísta, con números que cierren aunque haya personas que queden en la intemperie.

Hay que decirles que Argentina hace unos años atrás probó un modelo neoliberal, que les trajo más pobreza, más desempleo, y que unos pocos se enriquecieran (políticos que pasarán a la historia como malos gobernantes para su pueblo, pero con los bolsillos más ricos). Que el progresismo triunfó en Bolivia de la mano de Evo Morales. Que de acuerdo a lo que está sucediendo hoy en Chile, es muy probable que el progresismo vuelva a ese país. Y que nosotros no podemos perder 5 años probando un modelo que ya sabemos ha fracasado.

Y tenemos que salir a pedirle el voto a la gente con humildad, sin soberbia, decirles que nos acompañen, que renueven el pacto de confianza con el Frente Amplio, simplemente porque no le hemos fallado. Hagámoslo como los militantes de izquierda sabemos hacerlo. Es tiempo de dar pelea por la victoria, junto a la militancia frenteamplista que ha jugado un rol preponderante en esta primer etapa de la pelea, incluso conduciendo por momentos el desarrollo de la propia campaña”.