Jóvenes del PN de Colonia evocan a Washington Beltrán

washington beltrán

Desde la Comisión Departamental de Jóvenes del Partido Nacional en Colonia comparten el artículo homenaje a Washington Beltrán a 101 años de su fallecimiento.

Nacido el 7 de febrero de 1885 en la ciudad de Tacuarembó, Washington Beltrán Barbat fue un abogado, periodista y político del Partido Nacional. Washington Beltrán fue un apasionado defensor de la libertad, la inscripción obligatoria en el Registro Civil, representación política proporcional, la prohibición para intervenir en asuntos políticos a las autoridades policiales y militares, el derecho de interpelación y el sufragio universal. Nace en el seno de una familia muy humilde y a temprana edad, por causa de la tuberculosis, fallece su madre, su padre y su hermana mayor. En el comienzo de su adolescencia trabaja arduamente para ayudar a su abuela y a sus hermanas, abandonando luego su ciudad natal para radicarse en Montevideo, donde inicia sus estudios para lo cual es ayudado por una colecta de los vecinos de Tacuarembó. En la facultad comienza su militancia política participando en distintos gremios estudiantiles; al mismo tiempo comienza a incursionar en el periodismo escribiendo notas para el diario La Democracia. Se graduó como abogado y ejerció como docente de literatura en la Universidad de la República. Escribió para distintos medios del Uruguay, como La Razón, La Tribuna Popular y la revista científica Evolución, firmando artículos bajo el seudónimo de Juan de Ega. Fue uno de los fundadores del diario El País en 1918, del cual fue director junto a Leonel Aguirre y Eduardo Rodríguez Larreta. En el ámbito de la literatura escribió “De la Raza” en colaboración con Ismael Cortinas, “El Contrato Social”, “El genio, Cuestiones Sociológicas”, “De la actualidad política” y “Los filósofos del siglo XVIII”. La obra que iba a titularse “El heroísmo en el genio” quedó inconclusa producto de su fallecimiento. Debido a su capacidad de oratoria como uno de sus grandes atractivos políticos, accede a la dirección del Partido Nacional y es electo a los 27 años Diputado por el Partido Nacional en representación de Tacuarembó.

El distinguido magistrado, Dr. Daoiz Cerdeiras destacaba sobre Beltrán: “Como orador parlamentario, se señalaba por su extraordinaria facilidad y limpidez de expresión. No era su argumentación muy sutil y complicada. Clara y directa, obedecía siempre a un plan meditado, del que rara vez se apartaba. Yo diría señores, que su elocuencia derivaba principalmente, de esa manera metódica y sencillez con que se iban sucediendo las ideas, en medio del calor inextinguible de su convicción y de su entusiasmo ¡Y qué estupenda erudición! Nada le era extraño de la literatura jurídica y políticas clásicas; y en medio de la lucha fragorosa, consagraba treguas diarias a la lectura de los modernos. Así brotaba de sus labios aquella serie riquísima de pensamientos, glosas, datos de la sociología y de la estadísticas, y la síntesis firme, que era siempre una afirmación rotunda, en párrafo gallardo como su pensamiento, cálido como su fé. ” Tuvo una destacada participación como miembro informante de la Comisión Redactora de una nueva constitución que sería aprobada en 1918. En una discusión con Julio María Sosa Beltrán sostiene “Señores: para terminar, debo decir que la civilización y las ideas modernas han proscrito, por crimen y por infancia, la esclavitud de los cuerpos. Compeltemos la obra y al escribir en la Constitución de la República el voto secreto habremos abolido la esclavitud de las conciencias.” Bajo el título de “Qué toupet”, el 1 de abril de 1920 publica un artículo en el diario El País. Producto de este artículo, José Batlle y Ordoñez lo reta a duelo, el cual que es fijado para el día siguiente, oficiando de padrinos de Beltrán sus compañeros del diario, Leonel Aguirre y Eduardo Rodríguez Larreta. Pasadas las 10 de la mañana Beltrán llega a donde hoy está el Gran Parque Central acompañado de sus padrinos y de su médico. Minutos después llega José Batlle y Ordoñez acompañado por sus padrinos, Ovidio Fernández Ríos y Francisco Ghigliani, su médico y el director del lance. Producto de lluvia el duelo debe ser suspendido en dos ocasiones, reanudándose a las once menos diez y ambos se disparan sin hacer blanco, luego de cargar nuevamente las pistolas, se reanuda el duelo y esta vez, Batlle y Ordoñez hace blanco a pocos centímetros de la axila derecha de Beltrán, el cual muere pocos minutos después.

Firman el artículo:

Sabrina Rodríguez.

Secretaria CDJ Colonia.

Facundo Maffoni.

Presidente CDJ Colonia.

Katherine Thove.

Presidenta Comisión de Comunicación.