¿Cómo la ve el Turko Abdala?: Lo que no se dice de los “10” Presidenciables y Vicepresidenciables del Uruguay

oferta electoral

Compartimos la columna de opinión en su Factbook personal, del ex diputado, periodista, y docente Washington “Turko” Abdala sobre la actual coyuntura política, y la eventualidad de los candidatos presidenciales y vicepresidenciales de cara a la interna del 2019.

“1. Yamandú Orsi. Revelación para muchos distraídos, no para el sistema político, siempre fue un delfín del Pepe de primera línea. Talentoso, rápido, caudillo, moderno y sagaz. Como todo canario tiene esa visión “Montevideo-Interior” y eso le permite entender al país “todo” en una dimensión no binaria. Dice que “no” pero es un “si”, si se lo plantea la gente. Al igual que Pepe sabe jugar a pedido de parte. Será la ciudadanía la que lo tiene que impulsar (con el apoyo del MPP, obvio) y se verá. Arranca detrás de Daniel Martínez pero se le pone muy cerquita y le muerde la oreja. Trabajando por Canelones pero hablando del país, hará campaña en estos meses. (Leo que niega su candidatura por allí. Esa es la forma que tiene de ser candidato. Escuela Mujica.)

2. Daniel Martínez se hizo candidato solo, nunca tuvo “roscas” internas, ni en su propio partido (el socialista) es unánime. Es un intendente sin grandes rechazos. Recordemos cuando lo vetaron para ser intendente y estuvo en penitencia en el senado. Igual, Daniel Martínez, -aunque Mujica diga que no llega al interior su mensaje o lo sugiera- tiene perfil humanista, de buen tipo y es un posicionamiento que sirve en la segunda vuelta. El presidente Vazquez no lo dirá nunca pero él (Martínez) y Cosse son sus candidatos. A Orsi lo tiene de vista y no le asegura que le cuide su gestión, los otros son una garantía.

3. Carolina Cosse es otra de las fichas del LEGO. La tiene difícil para ser candidata presidencial neta pero si el candidato del Frente Amplio es socialista, ella es candidata a vice sin grandes problemas. El Antel Arena es su opus máximo. Es moderna, habla de inteligencia artificial, siempre está impecable en un mundo de estética imperativa, se granjeó la amistad del presidente y tiene pose profesional que empieza a ser (nuevamente) un requerimiento para el arte de la política en tiempos de eventual crisis. Es de izquierda histórica pero sabe construir un mensaje apacible para la burguesía.

4. Mónica Xavier es como un Joker siempre listo. No le da para ser candidata presidencial neta porque tiene a Daniel Martínez (ambos socialistas), pero si el candidato a presidente fuera Yamandú Orsi, en ese caso Carolina Cosse no podría ser vice por provenir del mismo sector, y en esa instancia Mónica Xavier complementa la fórmula dando paz a las dos vertientes que sostienen al Frente Amplio. El Frente quiere cumplir con el género si o si.

5. Danilo Astori va rumbo a un conflicto. Lo sabemos todos. No será dramático, ni nada que permita advertir una guerra santa, pero moverá alguna ficha para ver si queda algo de su grupo en algún lado. Ya sabe que él no tiene destino en la fórmula presidencial y ya sabe que tampoco quedó nada de él demasiado seductor a su lado. (Excepto Bergara). ¿La Intendencia de Montevideo? Sería el candidato perfecto para ese conglomerado. Seregni se reirá desde donde esté. Nadie podría contra él.

6. Lacalle Pou era el retador y hoy es la fija del Partido Nacional. Es bravo ser la fija porque todos tiran a matar. La ventaja que tiene es que no derrapó en el senado, no tiene expresiones violentas y supo administrar su crecimiento sin grandes desgastes. Sumó algunas voluntades nuevas y eso es novedad. Si, es cierto, tiene algunos protagonistas que le suman “ruido” a su mensaje conciliador. Los deberá acotar y esa es su función. Lo otro será no encolerizarse porque será el flanco de todos los retadores internos. Si se muestra humilde y conciliador tiene todo para salir adelante en su partido.

7. Jorge Larrañaga. Es casi como pelear el milagro. Es voluntad pura, ganas, inercia y actitud tesonera. Ha perdido socios y ha recuperado enganche con la gente en los últimos tiempos con los temas de seguridad (que generan aplauso pero no votos). Si incendia Roma puede comprometer a su partido. Si se silencia demasiado, se hunde. Ahora es retador interno de Lacalle Pou. No la tiene fácil, pero es un político de décadas que buscará insistir por donde vaya advirtiendo “espacios”.

8. Enrique Antía. Que sí, que no, que sale, que no sale. Me lo dan como un hecho. Es un hábil político, administrador del departamento más potente del país luego de Montevideo. Rápido, pragmático, fuerte, juega duro y empuja fuerte. Sabe sobrevivir a campañas sangrientas y no regala un centímetro. Es un jugador del interior que entiende Montevideo y a todo el país. No es joven, pero tampoco es un veterano milenario. Si sale, dará que hablar.

9. Verónica Alonso. Siempre quiso ser candidata a presidente. Lúcida, inteligente, con respaldo económico, con algunos de su séquito que la empujan y ella misma con inteligencia y ganas se dice ¿Cuál es el motivo por el que yo no puedo ser? En Montevideo supo montar una red de listas que acumularon y llegaron a pararla con solidez en donde está. En el interior es más frágil. No domina el arte de construir confianza, esa es una desventaja. Tendría que tejer acuerdos departamentales y por ahora no se advierten. Y si está Antía en la cancha y algunos intendentes, eso es un lío para ambos. Esa división no los beneficia. Claro, Verónica es mujer y hoy en una fórmula eso pesaría. Debe estar pensando en complementar al presidenciable, no creo otra cosa.

Hay algún candidato más en el Frente Amplio y alguno más en el partido Nacional pero no llego a advertir si tienen profundidad electoral. Pido disculpas si me equivoco.

El partido colorado irá con Ernesto Talvi que tiene que protagonizar una interna difícil porque todos saben que frentistas y blancos van al balotaje. Lo propio le sucede a Pablo Mieres y a Edgardo Novick. Talvi, Mieres y Novick harán una interna que será externa hacia el gobierno, le dirán lo que piensan al gobierno, harán oposición y tendrá otro carácter, ellos en lo interno no discuten nada, eso les quita atractivo y los corre hacia un costado. Un problema que tiene el sistema con los partidos de menor dimensión.

Esto es realismo político, a algunos les dolerá, pero es lo evidente. Cualquier otra cosa es ficción.

10. Algún que otro amigo me avisa que no puse a Mario Bergara en el gobierno. Tiene razón, puede estar en alguna fórmula, me lo comí, pido disculpas, sucede que al tener actividad en el plano del Banco Central se me corre del foco, es mi error, van las disculpas. Igual sería un vice, quizás de una fórmula presidencial empepista…puede ser. Disculpas”.

Fuente Imagen: pauhortal.net