Martín Pérez Banchero: Una política de tránsito sin afán recaudatorio y que eduque a los ciudadanos

Martín-Pérez-Banchero

El precandidato a la Intendencia de Colonia, el edil Martín Pérez Banchero (Partido Colorado) dijo ser partidario de “eliminar el fin recaudador de las multas”, considerando que el tránsito se mejora “educando”.

En diálogo con Municipales Uruguay, Pérez Banchero indicó que “hay que recuperar la política de tránsito que la Constitución de la República establece que es materia departamental”.

Respecto al SUCIVE, el tema tributario de la política de tránsito, Pérez Banchero recordó que “en virtud de la guerra de las patentes en donde las Intendencias tenían precios distintos en las patentes, por un arreglo de hecho, no constitucional, los intendentes de todos los partidos fijaron un único monto de patente en los vehículos”.

Evaluó que “eso que en los hechos puede ponderarse, no es el espíritu de la Constitución. Acá hay dos caminos: el que se decidió es inconstitucional y está mal. Si el Uruguay quiere patente única lo tiene que disponer en la propia Constitución, modificarla, y decir que es el Parlamento el que dispone el valor de la patente”.

Agregó que “al igual de lo que sucede con la Contribución Inmobiliaria Rural que la fija el Parlamento con destino departamental, debería pasar lo mismo en el tema de las patentes. La patente no la puede fijar un órgano ejecutivo como pasa hoy, que la hace el Congreso de Intendentes, y la refrenda las Juntas Departamentales en algo que no se discute”.

Para el candidato a la comuna de Colonia, “el otro camino es que la sigan fijando las Juntas Departamentales, cada departamento, y si distintos departamentos tienen distintos precios, ese no es un problema, porque es claro que la caminería del departamento de Colonia no es la misma que la que tiene Artigas. No es lo mismo un buen gobierno departamental que un mal gobierno departamental”.

“Yo si soy intendente de Colonia y hago un buen gobierno, yo quiero tener una patente barata. ¿Por qué no lo puedo hacer? O puedo querer tener un criterio distinto de establecer los valores, tal vez, a los autos más nuevos que paguen menos patente, los más seguros que paguen menos”, reflexionó Pérez Banchero.

Por tanto, “como el camino de reformar la Constitución es muy difícil, hay que recuperar la competencia de fijar el valor de la patente a través del Gobierno departamental”.

Política de Tránsito

Respecto a la política de Tránsito, Pérez Banchero “en un departamento en el cual cada vez hay más autos, más motos, muchos camiones, tenemos que mirar en lo departamental la política de Tránsito como un fin en sí mismo”. “La política de Tránsito es competencia del Gobierno departamental y tiene que ser un tema primordial. Para tal cosa hay que erradicar, eliminar, deshacerse absolutamente de un fin recaudador. Se recauda con la Patente, con nada más. Hay que eliminar el fin recaudador de las multas”, enfatizó el edil del PC.

Señaló que “cuando miramos el Presupuesto departamental y vemos la estimación que va a existir por ingreso por multas, cómo se va a destinar eso, es claro que lo que sucede en Colonia es que se tiene un fin recaudador”.

Pérez Banchero se preguntó “¿Cómo se mejora el Tránsito? Primero, educando. En las escuelas, en los liceos, a nivel de organizaciones civiles, debería haber una constante, continua y motivante educación vial”.

Respecto a cómo se sancionan las infracciones, el edil colorado aboga “por una postura distinta. De la mano de la educación vial, según el tipo de infracción, tiene que tener determinada cantidad de charlas, de cursos, que tenga relación con la sanción que cometió”.

Por ejemplo, “en una infracción leve, estar sin la libreta, estar con la libreta vencida, andar con la luz apagada, estar sin el casco en el caso de una moto, recibir algunas charlas explicando las consecuencias de tales faltas, una charla que a la persona le insuma un tiempo por el cual al término de la jornada lo deje con una enseñanza, que, si se quiere mirar desde otro punto de vista, que le moleste haber perdido tres o cuatro horas del día, del fin de semana en una charla”.

El curul batllista dijo no estar inventando nada: “es lo que se aplica en muchos lugares del mundo”.

En infracciones mayores, puntualizó, “lo primero es que tiene que existir una garantía absoluta, cuando hay cámaras que graban la infracción, estas cámaras no pueden estar de ninguna manera manejadas por el Gobierno departamental. Puede estar por Unasev o por un tercero o por un Ombudsman departamental pero quien controla la cámara no puede ser el mismo que recauda”.

Asimismo, “acá tiene que haber diferencias importantes en los montos según la entidad de la infracción y según la reiteración de la misma. No es lo mismo un exceso de velocidad a 70 kilómetros una vez, que dos o tres veces, o un exceso de velocidad mayor. Esto se aplica también en el tema del alcohol. No es lo mismo manejar después de haber tomado un vaso de cerveza que después de tomar medio litro de whisky. La multa no puede ser la misma”.

Las Motos

En referencia a la cantidad de motos, Pérez Banchero precisó que “es un fenómeno de Colonia, de muchos departamentos y del mundo. Italia es famoso por la cantidad de motos que circulan en la propia capital Roma. Es un medio barato, ágil, cómodo”.

Cuando se comete una infracción en una moto, estimó que “lo que sucede en el departamento es que se le saca la moto al conductor, y la moto se lleva al corralón municipal. En un porcentaje enorme, el conductor no paga la multa porque le es conveniente comprar una nueva moto en cuotas”. Sobre este punto, el precandidato municipal expresó: “el titular de la moto la perdió, pierde el capital, la Intendencia no cobra la multa, pierde la multa, y la moto, no tiene valor y se vende como chatarra a valor prácticamente nulo. Y el Estado pierde las divisas de la importación de una moto. Esa pérdida del Estado, de la Intendencia y del individuo hay que erradicarla con una finalidad clara de una política de Tránsito en el departamento”.