MDN reivindicó política de austeridad y cuestionó gastos excesivos de la anterior administración

Javier García MDN

Las autoridades del Ministerio de Defensa Nacional (MDN) encabezadas por el ministro Javier García reivindicaron en el Parlamento la política de austeridad que están implementando y la contrastaron con ciertos gastos que se llevaron a cabo en la anterior administración del Frente Amplio.

El tema estuvo arriba de la mesa el miércoles 28 de octubre en la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado.

“Con respecto al tema de las canastas, que están fijadas por ley si el Ministerio de Defensa Nacional, del Interior, o de lo que fuera sacara algo que está fijado por ley, estaría cometiendo una ilegalidad. La ley es la ley, y reitero que estoy hablando del artículo 27 de la Ley n.º 18172. Pero a nosotros no nos alcanzó con la ley, nos pareció poco. Le cuento: este año en plena pandemia invertimos –acá están la directora de Servicios Sociales, doctora Berois, y el director general de los Servicios de las Fuerzas Armadas, general Moreira– y entregamos más canastas, porque a nosotros nos preocupa mucho la situación social de los efectivos”, dijo García.

Entonces, “entregamos en los meses de mayo–junio –lo digo de memoria– una canasta de 14 kilos para la cual invertimos $ 20:000.000 –canastas iguales a las que entregaba el MIDES– a 20 mil efectivos, los de rangos más bajos. Y, la Dirección General de los Servicios de las Fuerzas Armadas, entregó otras canastas por un monto total de $ 7:000.000. Ni se dejan de entregar canastas –se entregaron más– ni se achica el plato de nadie. Porque, le cuento: los platos no se achican, a veces, no se sabía si lo que se compraba como comida llegaba al plato”.

“Esa es una auditoría que estamos haciendo, señora senadora. Fíjese: en la Dirección General de Secretaría, en la sede del ministerio estamos haciendo una auditoría interna sobre la cocina. Ustedes saben que la Dirección General de Secretaría funciona como una unidad militar; allí se almuerza y se desayuna. Nosotros empezamos a organizar el desayuno porque consistía en que cada uno se llevara una caja de leche. Entonces, estaban las cajas de leche apiladas en las oficinas ‒está presente el director general‒. ¡Había decenas y decenas de cajas de leche apiladas en las oficinas! Ese era el desayuno, pero nos parece que ese no era el objetivo. ¿Qué hicimos? Organizamos el desayuno”, agregó.

García manifestó que “hay varios comedores. Lo que hay que prever es que los funcionarios desayunen. Para esto se hace leche, café, cocoa, pan, dulce, mermelada y todo el que quiere desayunar, desayuna. Nos parece que esto sí es un desayuno, porque que se apilen cajas de leche en las oficinas no nos parece que sea la voluntad ni la forma. Hicimos una auditoría sobre los alimentos porque nos parecía que no se estaba administrando correctamente ‒me refiero a la oficina central donde está el ministro y todo el equipo que está acá‒ y la mandamos ampliar, porque en una de las primeras comisiones se estableció que ellos no pueden garantizar que la plata que se destina o varios de los fondos que se destinaban ‒así queda mejor conjugado‒ para la compra de comida llegaran a destino. Pedimos una ampliación de auditaría para que se profundizara en esto”.

Por lo tanto, añadió el secretario de Estado, “no se achica el plato. El plato se achica cuando la plata que está destinada para la comida no llega al plato. Nosotros demostramos que en el presupuesto achicamos mucha cosa como ser los gastos de protocolo. ¿Saben qué son los protocolos? Copetines; vamos a dejarnos de misterios”.

“En la Dirección General de Secretaría, en la oficina del ministerio, en el año 2019 se gastó $ 1.432.805. Para el año 2020 ‒recordemos que en ese año empezamos en marzo; me conocen por frontal y por tacaño‒ se destinó $ 241.000. Por lo tanto, se ahorraron $ 1.200.000. ¡Solamente en la oficina del ministerio! Impartí una orden ‒en mi casa saben lo austero que soy y cómo ajusto los gastos‒ hace cuatro meses ‒la reiteré la semana pasada‒ recordando que estaban absolutamente prohibidos los regalos, las recepciones y los homenajes”, reveló García.

Asimismo, “dejé de entregar ‒siempre sufro el peso, más en momentos como el que estamos viviendo‒ en algunas reparticiones ciertos obsequios que se daban de manera tradicional. Entiendo que eran muy emotivos, pero tenemos otras necesidades y tengo que redistribuir a los soldados y tengo que conseguir equipamiento para las fuerzas”.

Entonces “achicamos. Por ejemplo, redujimos la cantidad de adscriptos, pasamos de tener ocho a tener uno, el señor Berruti, que hoy nos acompaña. Estaban todos designados y lo estuvieron siempre. Había más cargos de confianza y los eliminamos al igual que los de designación directa”.

“Hay que tener autoridad. Para pedirle a las fuerzas que administren bien, primero debo hacerlo yo en la Dirección General de Secretaría y, a partir de eso, ordenar que todos utilicen con los mismos criterios los dineros públicos”, indicó García.

“Números Escalofriantes”

Por su parte, el director general de Secretaría, Fabián Martínez señaló que “profundizando un poco lo que el señor ministro estaba estableciendo ‒hay algunos integrantes de este plenario que formaron parte de la secretaría de Estado‒, tengo algunos números que realmente son escalofriantes a la hora de analizar la situación en que está nuestro personal y el país”.

Por ejemplo, “hay gastos –a los que hace referencia el señor ministro y que están documentados, obviamente– de servicios de lunch o catering para quinientas personas, ¡quinientas personas! Hay un caso, correspondiente a la Dirección General de Política de Defensa –creo que está presente quien fue director en ese momento–, donde se verifica un catering por $ 118.000. Y así puedo seguir detallando gasto tras gasto, pero no termina ahí”.

“Como bien dijo el señor ministro, estamos inmersos en el proceso de algunas investigaciones administrativas y auditorías que se están llevando adelante, y voy a pedir la reserva del caso, porque aún no están finalizadas e, incluso, en alguna pedimos ampliación”, agregó Martínez.

La experiencia muestra que hay que esperar el resultado de las auditorías,” sostuvo el senador Mario Bergara (Frente Amplio).

Martínez estimó que “me parece muy bien y vamos a esperar el resultado de las auditorías, pero sí puedo manifestar lo que motivó que se hicieran las investigaciones administrativas”.

“Brevemente, voy a decir que, por ejemplo, tenemos la pérdida de una insignificante cantidad de tiques de alimentación por no haber sido usados, que llega aproximadamente a la cifra de $ 771.000. Esos tiques de alimentación eran un beneficio para las personas que reciben los salarios más bajos. Esos tiques –también hay para combustible, pero me voy a referir al tema más sensible, que son los tiques de alimentación– hubo que destruirlos y, obviamente, hubo que pagarlos”, precisó el director general del MDN.

En tanto, “se realizaron gastos en un estand, que se llamó de innovación, en el emblemático Antel Arena, maravilloso gimnasio y polideportivo.

Por nueve días, el estand salió  UDS 21.350”.

“Hay diversos acuerdos con la Corporación Nacional para el Desarrollo que estamos analizando, por algunos de los cuales fueron contratados los servicios de esta corporación aun con la opinión contraria de los profesionales universitarios del Ministerio de Defensa, que aclararon que se podía cumplir con la función que se estaba estableciendo en ese convenio. No obstante la opinión de nuestros profesionales, se contrataron esos servicios y eso nos salió a todos $ 402.600”, manifestó.

Según Martínez, “a esto se suman más contrataciones de estudios de factibilidad, algunos de consultoras muy importantes y otros realizados directamente por la Corporación Nacional para el Desarrollo. Por eso, que quedó en nada, absolutamente en nada –hoy no es nada; estudios, nada más–, tuvimos que pagar, uno arriba del otro –por alguno estamos negociando, para ver cómo lo podemos pagar–, USD 300.000”.

“Le decíamos al señor ministro que cuando se habla de reducción de esto o de lo otro, lo que nosotros estamos haciendo es gestionar y nos dimos cuenta de que al gestionar, obviamente obtenemos resultados positivos”, concluyó Martínez.