Ministro García: “Planteamos reducir el actual número de 181 coroneles en el Ejército y dejarlo en 156”

Javier García

El ministro de Defensa Nacional, Javier García fundamentó en el Parlamento las razones por las cuales se propone la reducción de coroneles en el Ejército, pasando de la cifra de 181 a 156.

Lo hizo en el marco del estudio del Presupuesto en la comisión parlamentaria que trata el asunto, durante la sesión del pasado martes 8.

Así lo explicó García: “A través del artículo 113 del proyecto se establece el número de oficiales generales y mediante el artículo 114 se establece el número de oficiales superiores. Esto es coherente con lo que dijimos cuando se debatió en sala, que luego fue establecido en el acuerdo de todos los partidos políticos. Establecer el número de oficiales generales y oficiales superiores no es una definición que se haga fuera de los criterios profesionales; iba a decir criterios políticos, pero me gusta mirarlo por el lado de los criterios profesionales. Uno debe fijar, en primer lugar, las misiones, y luego ver el instrumento, la cantidad de recursos humanos que se requiere para ellas. No se puede dar vuelta la definición; no se puede fijar el número de oficiales y a partir de ahí establecer las misiones que se van a desarrollar. Esto pasa a nivel profesional para las Fuerzas Armadas, pero también puede ocurrir en un medio de prensa, que primero fija el programa que quiere realizar y luego determina la cantidad de periodistas que requerirá. No se hace al revés. Lo mismo para la administración de una empresa o del Poder Legislativo, es decir, se fijan las misiones y a partir de allí la cantidad de personal que se necesitará para cumplirlas. Este es el criterio que entendemos se debe desarrollar -es de lógica pura- en materia de defensa nacional, particularmente su componente militar, las Fuerzas Armadas; fijamos la misiones y luego el número de personal que se requerirá. Nosotros establecemos que sea catorce la cantidad de oficiales generales en el Ejército, que es exactamente el que tenemos al día de hoy. Los señores diputados saben que partimos de dieciséis generales y que la Ley Orgánica vigente -de 2019- estableció una transición que terminará en el 2022 y fijó la cantidad en doce generales. Reitero que ahora estamos en catorce. Nosotros decimos que deben ser catorce, entre otras cosas, porque entre el transcurso del momento de la aprobación de la ley y el presente se crearon nuevas misiones, y una de ellas es la referida a la ley de fronteras que, como todos sabemos, comenzó a operar a principios de este año. Es decir, fijamos las misiones y luego la cantidad de oficiales. Con respecto a los coroneles del Ejército -es una cifra muy variable pues cambia mes a mes por los pases a retiro-, hoy tenemos 181, pero el mes pasado rondaba los 190.

El límite que fijó la Ley N° 19.775 para el 2022 es de 130. Creemos que el número requerido para las misiones que estamos pidiendo al Ejército Nacional es de 156 coroneles. Es decir, planteamos reducir el actual número de 181 y dejarlo en 156. 15 La gráfica que está en pantalla muestra la evolución del número de coroneles en el Ejército, desde 1985 a la fecha. En 1985 había 264 coroneles; el primer pico que se observa, con una pequeña meseta, indica la cantidad de 274, en 1988; la segunda meseta fue en los años 2008 y 2009, con 260 coroneles, prácticamente la misma cantidad que había a la salida de la dictadura. Después se muestra un proceso, que llega al día de hoy, y nos indica que hay 181 coroneles Reitero que esto muestra la evolución desde 1985 a la fecha, período en el que hubo, por lo menos, gobiernos de tres partidos en el país.

No es un número antojadizo; estoy en condiciones de decir qué destino va a tener cada uno de los 156 coroneles si se aprueba este proyecto.

Y no es antojadizo porque cuando el propio gobierno saliente, presidido por el doctor Vázquez -en el caso del Ministerio de Defensa Nacional, quien estaba al frente era el doctor Menéndez, a quien respeté mucho y respeto su memoria- envió el proyecto de ley de reforma de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas tuvo un criterio muy similar al que nosotros estamos planteando, es decir, que nuestra propuesta no es una novedad. Se ve que el análisis que hizo en primera instancia el gobierno saliente y el que hacemos nosotros es bastante similar, porque la propuesta que vino al Parlamento, en setiembre de 2018, planteaba 145 coroneles y 13 generales, y nosotros estamos planteando 11 coroneles más y un general más. Se ve que el razonamiento que hizo el presidente Vázquez y el ministro Menéndez fue muy parecido al que estamos haciendo en este período de gobierno. Luego -aquí hay legisladores de larga data- hubo una negociación del partido de gobierno de aquel momento y se aprobaron los números que surgieron de la negociación. Lo que nosotros necesitamos es reducir de 181 a 156 el número de coroneles y mantener el número de 14 oficiales generales. Para la Armada Nacional y la Fuerza Aérea estamos planteando la misma cantidad de oficiales generales.

En el caso de los Armada el límite que establecemos es de 82 capitanes de navío -que es el grado similar al de coronel en el Ejército-, y de 47 coroneles aviadores de la Fuerza Aérea, que actualmente tiene 49 vacantes y 45 cargos efectivos ocupados. Me parece importante señalar que la cifra que se fijó en su momento en la ley vigente nunca se aplicó, porque estamos en 181; era una cifra que estaba planteada para 2022. También les digo que sería una cifra que no se podría aplicar, salvo que el Estado uruguayo decidiera someterse al entorno de sesenta demandas. ¿Por qué? Porque la ley orgánica vigente del Ejército plantea un sistema de ascensos que, entre otras cosas, prevé un porcentaje de los ascensos por antigüedad. Lo establece la ley vigente. Entonces, el personal, los oficiales, tienen ese derecho, y la propia Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas vigente establece que no se pueden afectar derechos. El teniente coronel -grado inmediatamente inferior al de coronel-, que tiene derecho a ascender por antigüedad -así lo prevé la ley- va a ascender automáticamente, y la cadencia de ascensos llevaría a que de acuerdo con la escala, a la pirámide actual, sea imposible llegar a esos 130, aún queriendo; se llegaría a 156 el 1º de enero de 2023 Como decimos en medicina, por vis a tergo: por empuje de atrás. Así es la dinámica, salvo que la autoridad diga: “No, mire, usted tiene derecho a 16 ascender; la ley dice que usted tiene que ascender, pero yo no lo voy a ascender”. La persona va a decir: “Entonces usted me está obligando a ir a un juzgado”. Se van a perder millones de pesos, porque la ley lo ampara. No hay forma de que no sea así.

Por tanto, lo que nosotros queremos hacer es tomar una decisión en virtud de criterios profesionales, que es lo que estamos haciendo, pero al mismo tiempo establecerlo en una norma que evita -lo que importa son los profesionales- tomar una medida que termina siendo no racional, porque expone al Estado a cincuenta o sesenta demandas, que va perder, porque se estarían violando derechos adquiridos expresamente respetados por ley”.

Fuente Imagen: Infobae.