Novick valora potencial rol de FFAA en formación de jóvenes que desertaron del sistema educativo

Edgardo Novick

La defensa es un aspecto que adquiere mayor importancia en los países y el papel de los militares en la sociedad uruguaya sigue siendo centro de debate.

¿Cuál es la propuesta del candidato presidencial Edgardo Novick del Partido de la Gente en esta materia?

En su fundamento, se expresa que “desde el Gobierno nacional, avanzaremos en el fortalecimiento institucional del vínculo entre civiles y militares, que nunca dejó de existir positivamente en la sociedad. Promoveremos un marco jurídico adecuado que regule la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interna.

Apoyaremos una reforma de las Fuerzas Armadas que las fortalezca en su mandato específico, con el equipamiento y la tecnología necesarios para controlar en forma efectiva el espacio aéreo, las aguas jurisdiccionales y el espacio terrestre, particularmente en las fronteras, y funciones claves en la lucha contra el narcotráfico y la seguridad de las cárceles, para que no se reiteren los escándalos de fugas de altos criminales y acabar con los grupos delictivos que operan impunemente tras las rejas. Además, valoramos el potencial rol de las fuerzas militares en la formación de jóvenes que han desertado del sistema educativo nacional y carecen de una preparación adecuada para integrarse al mercado de trabajo.

Sobre todo, en atención a la reciente aprobación de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y al margen de las propuestas que se mencionan en este documento, enfocaremos inicialmente nuestro accionar político a la corrección de determinados artículos que no compartimos, y que entendemos deben ser analizados en profundidad, como política de estado, y en un diálogo abierto con los diversos actores involucrados.

NUESTRAS PROPUESTAS:

  1. ADECUAREMOS LA LEY ORGÁNICA DE LAS FUERZAS ARMADAS Y DE CADA UNA DE LAS FUERZAS,

con participación de sus integrantes en el debate. Apuntando a los siguientes objetivos:

  • La adecuación de la actual organización y despliegue priorizando las unidades operativas.
  • Unificación de los servicios comunes a las tres fuerzas (intendencia, armamento y cantinas militares).
  • Adecuación del plan de carrera del personal superior y de los requisitos de ingreso y plan de carreras del personal subalterno. Corregiremos en la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas recientemente aprobada, el requisito para el ingreso de Personal Subalterno de haber aprobado “Educación Media Básica Completa” o en su defecto completarla en un plazo de 8 años a partir del ingreso, dado que su incumplimiento será causal de no renovación del contrato de servicio militar, lo que implica ser dado de baja de la Institución.

Dicho requisito afectará el reclutamiento a las Fuerzas Armadas y las posibilidades de trabajo de uno de los sectores de la población más carenciados, como es el de quienes no han completado la educación media básica.

  • Los ahorros provenientes de la adecuación de efectivos prevista en la reciente modificación de la ley orgánica de las Fuerzas Armadas se volcarán para la mejora salarial de los efectivos que permanezcan en la fuerza.

Desde el Gobierno nacional, avanzaremos en el fortalecimiento institucional del vínculo entre civiles y militares, que nunca dejó de existir positivamente en la sociedad.

Promoveremos un marco jurídico adecuado que regule la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interna.

Apoyaremos una reforma de las Fuerzas Armadas que las fortalezca en su mandato específico, con el equipamiento y la tecnología necesarios para controlar en forma efectiva el espacio aéreo, las aguas jurisdiccionales y el espacio terrestre, particularmente en las fronteras, y funciones claves en la lucha contra el narcotráfico y la seguridad de las cárceles, para que no se reiteren los escándalos de fugas de altos criminales y acabar con los grupos delictivos que operan impunemente tras las rejas. Además, valoramos el potencial rol de las fuerzas militares en la formación de jóvenes que han desertado del sistema educativo nacional y carecen de una preparación adecuada para integrarse al mercado de trabajo.

Sobre todo, en atención a la reciente aprobación de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y al margen de las propuestas que se mencionan en este documento, enfocaremos inicialmente nuestro accionar político a la corrección de determinados artículos que no compartimos, y que entendemos deben ser analizados en profundidad, como política de estado, y en un diálogo abierto con los diversos actores involucrados.

  1. EQUIPARAREMOS GRADUALMENTE LAS PAUTAS DE FIJACIÓN SALARIAL DE LAS DIFERENTES

JERARQUÍAS DEL PERSONAL MILITAR CON LOS SALARIOS DE LOS DIFERENTES GRADOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL O CON LOS SIMILARES del personal policial, para que en el futuro se ajusten en base a las mismas pautas.

  1. REVISAREMOS EL RÉGIMEN DE RETIRO DEL PERSONAL DE LAS FUERZAS ARMADAS de modo de compatibilizarlo con el régimen general vigente en el país y procurar su sustentabilidad gradual, teniendo en consideración las especificidades de la carrera militar (extensas jornadas laborales, trabajo nocturno, disponibilidad para el servicio todos los días del año pudiendo afectar la licencia anual, edades de retiro obligatorio, entre otras). En este proceso, haremos énfasis en que la sustentabilidad del sistema de previsión social militar debe ser analizada en el marco de la sustentabilidad de todo el sistema de previsión social del país, atendiendo las particularidades señaladas de la carrera militar.
  2. OPTIMIZAREMOS LA GESTIÓN PROFESIONALIZADA DE LA ADMINISTRACIÓN DE LAS FUERZAS PARA GENERAR RECURSOS QUE PERMITAN FORTALECER EL EQUIPAMIENTO Y EL BIENESTAR DE LAS TROPAS. Las necesidades de equipamiento referidas serán atendidas con los recursos provenientes de la venta de activos subutilizados o que hubieran perdido sentido en el contexto de los objetivos actuales de las fuerzas (principalmente inmuebles).
  3. SE DESARROLLARÁN LAS ACTIVIDADES ORIENTADAS A FAVORECER EL COMBATE AL TERRORISMO, AL NARCOTRÁFICO, Y EL APOYO A LA POLICÍA en las zonas más vulnerables en materia de seguridad, tales como el control estricto de las cárceles y las fronteras, en el marco del Sistema Nacional de Inteligencia de Estado, y con la debida autorización parlamentaria.
  4. MEJORAREMOS LA GESTIÓN DEL MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL, mediante la reducción gradual del número de funcionarios excedentarios, lo que dará lugar a ahorros que se podrán volcar a la mejoría del servicio de salud del personal militar y sus familias, y al financiamiento del sistema de retiros. El literal F del artículo 70 de la nueva ley orgánica de las Fuerzas Armadas, cuando refiere al derecho de acceso a la sanidad, no hace referencia a la familia, por lo que promoveremos una interpretación de la ley inequívoca, para que ese derecho incluya al personal militar y su familia.
  1. CONTINUAREMOS LA ESTRATEGIA DE APERTURA DE LICEOS MILITARES EN EL INTERIOR DEL PAÍS, y la articularemos con las políticas sociales que se desarrollen en cada Departamento desde el Gobierno central y las Intendencias.

  2. DESARROLLAREMOS UN PROGRAMA DE FORMACIÓN CIUDADANA PARA JÓVENES que hayan desertado del sistema de educación formal y requieran de preparación para insertarse en el mercado laboral”.

Fuente Imagen: laprensa.com.uy