ONG Cero Callejero destacó refugio del Mides que permite ingreso a personas en situación de calle con perros

Cero Callejero

La organización no gubernamental Cero Callejero destacó en especial la iniciativa del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) que inauguró el pasado lunes 6 de julio un refugio para personas en situación de calle que permite el ingreso con mascotas.

Se trata del “Centro de Acogida Veracierto”, ubicado en la calle Veracierto 2663 (Montevideo), y se puede concurrir de 18 a 9 horas.

Cero Callejero también está apoyando con respaldo veterinario en vacunas y asistencia a los animales.

¿De qué se trata Cero Callejero?

Se define de esta forma: “Somos un grupo de personas que desde hace tiempo estamos trabajando individualmente para ayudar a los animales que están en la calle. Decidimos encontrarnos, unir esfuerzos y buscar soluciones definitivas para cambiar la situación de estos callejeros. No pertenecemos a ninguna institución pública, ni privada, ni tenemos fines de lucro. Nos fuimos conociendo a través de las redes y comenzamos a trabajar con los mismos objetivos.

Por eso, estamos en consulta permanente con todos los actores que están vinculados a estos temas: instituciones públicas y privadas, voluntarios, especialistas y profesionales.

Somos muchas personas de distintos lugares del país y del exterior, de distintos sexos, con profesiones y ocupaciones bien diferentes; unos trabajamos, otros no, algunos tenemos familia humana, otros gatuna y canina, y muchos, ambas. Siendo así, de procedencias y experiencias tan diferentes, nos hemos ido encontrando y nos unimos porque tenemos algo en común: amamos a los animales y queremos cambiar la situación.

Algunos de nosotros rescatamos animales diariamente, otros llevamos a esterilizar, o apoyamos económicamente a otros que hacen lo mismo, también proporcionando hogares transitorios, consiguiendo adoptantes, o colaborando con refugios y protectoras. Algunos simplemente participamos en las redes, compartiendo y difundiendo, permitiendo que los animales perdidos encuentren a sus dueños, o que los abandonados tengan por fin un hogar. A veces nos toca velar por el bienestar de animales con dueños irresponsables, denunciando, rescatando e intentando encontrar soluciones. Pero todos estos esfuerzos individuales o de pequeños grupos, si bien solucionan situaciones puntuales, no alcanzan para cambiar la situación. Perros y gatos siguen reproduciéndose sin control de ningún tipo. Muchos son abandonados por diferentes motivos, otros se pierden sin poder volver jamás a casa.

Ante esta realidad, decidimos acercarnos, estudiar, preguntar y buscar soluciones, y así se van sumando más y más personas que quieren aportar su grano de arena.

De cada obstáculo intentamos hacer una oportunidad, y así es que comenzamos a diseñar un sistema que abra puertas, responda y vaya llenando vacíos. Conociendo las necesidades, podemos saber qué pedir, qué hacer, y cómo caminar hacia nuestro objetivo común: un país con CERO CALLEJERO.”