Pérez Banchero a favor de elecciones nacionales y departamentales el mismo día y con voto cruzado

Martín Pérez Banchero

por Marcelo Márquez.

El edil por Colonia Martín Pérez Banchero (Partido Colorado) considera que hay que revisar el actual sistema electoral y dijo ser partidario de realizar las elecciones nacionales y departamentales “el mismo día y con voto cruzado, pudiendo votar a un candidato a Intendente de un partido y a un candidato a Presidente de otro partido”.

Incluso, Pérez Banchero es partidario de “votar por separado las listas a Presidente, Senado o Diputado para que el ciudadano pueda tener libertad de poder votar por distintos partidos”.

El referente de la Lista 15 también consideró que las irrupciones de Edgardo Novick (Partido de la Gente) y de Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto) terminan siendo funcionales, “a favor del Frente Amplio” al presentarse fragmentada la oposición.

Así se expresó Pérez Banchero en entrevista con 2019.com.uy

 

-Edil Martín Pérez Banchero (Partido Colorado), ¿cómo está observando el actual proceso electoral? ¿Usted está de acuerdo en cómo funciona este sistema o piensa que debe tener modificaciones?

-Nosotros vivimos con alegría los procesos electorales, eso es claro, sin perjuicio que este proceso electoral está marcado por una coyuntura económica muy negativa. Cuando hablamos de campaña electoral, en el mano a mano con la gente el gran tema es el económico. Cuando uno recorre cualquiera de las localidades de Colonia la gente está sin trabajo, los comercios que cierran, es el común denominador. Eso genera obviamente angustia, preocupación, cuando uno convive con la gente con estos problemas, es difícil.

Y lo hace, esta crisis económica, también con un gobierno que la desconoce. Nosotros votamos a Jorge Batlle en el año 1999 y a la crisis del 2002, una crisis fortísima, el Presidente Batlle en ese entonces reconoció la crisis, inclusive fue criticado por su preocupación. Hoy la realidad es que el Presidente Vázquez hace un discurso en el Antel Arena y habla de que no hay crisis, y se quiere ignorar de parte del gobierno la enorme crisis y creo que eso es un problema más grande.

Yendo a la pregunta, notoriamente hay un desgaste de los ciclos electorales. Nosotros creemos, al observar cómo ha venido evolucionando el voto en la elección interna desde el año 1999 con un 52% aproximadamente hasta la última elección del 2014 con un 37% que viene decayendo en voto en una elección no obligatoria y termina en una elección nacional con un desgaste enormemente grande del ciclo electoral.

A más de 20 años de la reforma de 1996 nosotros creemos que hay que revisar esa reforma, que va, desde una revisión profunda a una revisión más leve.

Cuando hablo de revisión profunda yo digo que Uruguay que tiene un sistema político ambiguo, presidencialista pero con muchos puntos del parlamentarismo, podríamos experimentar transitar un camino mayor hacia el parlamentarismo, con un Presidente de la República, Jefe de Gobierno votado indirectamente por las Cámaras y con la posibilidad que en una crisis, sin apoyo parlamentario pueda cambiarse ese Jefe de Gobierno como lo vemos en España. Eso es una reforma más profunda.

De todas formas, hay una reforma más leve y es nuevamente tener las elecciones nacionales y departamentales el mismo día.

Cuando uno pensaba en el año 1996 en el espíritu de la separación en el tiempo de las elecciones, se pensaba que las elecciones departamentales iban a tener muchísima más autonomía, iban a estar mucho más claras que las elecciones nacionales y no es así en cuenta las elecciones internas marca las reglas de la elección departamental. Cuando uno mira lo que ha pasado a nivel nacional, se han profundizado los partidos en los gobiernos cuando la premisa es que es buena la rotación de los partidos en el gobierno, ha incrementado la presencia de los partidos en el gobierno, ha hecho extensísimo el ciclo electoral que empieza en una interna y termina un año después en una elección departamental, es el mismo ciclo electoral.

La idea original era tener una elección departamental a mitad del período, eso no se quiso, se buscó esta solución que a mi entender ha sido un fracaso.

Creo que debiese tenerse la elección departamental el mismo día que la elección nacional, notoriamente, con el voto cruzado, poder votar al candidato a Intendente de un partido, y un candidato a Presidente de otro partido.

Aprovecho también para cambiar algo que en Uruguay tiene muy poco fundamento que es en la elección nacional votar en la misma hoja Presidente, Senado y Diputados. Creo que eso no tiene sentido, le coarta la posibilidad al electoral, limita las posibilidades del elector y ahí se podría también revisar en forma leve y poder votar el candidato a Diputado de un partido y Presidente o Senado de otro o no, o tener tres boletas distintas, votar Presidente de un Partido, Senado de otro y Diputado de otro, es decir, tener libertad para poder votarlos sea del partido que sea. Y en este último caso habría que ver si sigue siendo tan necesario el tema del balotage.

Somos muy prudentes al hablar del tema, creemos en las elecciones, creemos en la democracia, somos defensores de esto pero el ciclo es largo, desgasta a la ciudadanía, la gente está cansada de un ciclo electoral tan largo y sería bueno estudiarlo y revisar.

Martín-Pérez“Ayudan al FA”

-¿Cómo está observando la presencia de nuevos partidos políticos en la escena nacional?

-Somos defensores del sistema de partidos. Cuando uno mira lo que pasa en Argentina, en Brasil, en la región, en donde los partidos son muchos más endebles que en Uruguay, falta un primer filtro, y el primer control al legislador y al candidato lo hace el propio partido. Es el partido que controla a prima facie, y luego lo hace el órgano en el que está.

El ejemplo es Novick que sale con un partido, nuevo, contrario al Frente Amplio en Montevideo y termina acordando con Martínez y dándole el crédito a Martínez. Ahora tenemos el caso de Manini, que es un general designado por el MPP, defensor de Fernández Huidobro, y hoy se posiciona políticamente en única figura de un Partido, y cuando se pregunta por cuatro o cinco nombres del grupo de Manini, nadie sabe, y él solo arma un partido y después no sabemos que conducta política va a tener ni quienes lo van a representar. Eso tiene que preocuparnos porque no sabemos a quien va a responder, no sabemos su ideología, no sabemos lo que representa. Y por sobre todas las cosas divide a la oposición.

Al que más le conviene la salida al ruedo político del señor Manini es al Frente Amplio que encuentra a una oposición cada vez más fragmentada.

¿Qué es lo peor para el Frente Amplio? Tener un Partido Nacional y un Partido Colorado fuertes.

Estos nuevos partidos le hacen el juego al Frente Amplio. No quiero generar suspicacias, no soy de las teorías conspirativas pero no descarto que sea el propio Frente Amplio –no se si en una estrategia directa o no- que haya alimentado estas nuevas candidaturas, la de Novick, la de Manini, que lo que hacen es ayudar al Frente Amplio.

Un gobierno del Frente Amplio absolutamente desgastado, que debería perder la elección y sin embargo esta fragmentación en la oposición los ayuda a continuar.

Costo económico

-¿Algún otro elemento a tener en cuenta para impulsar una reforma constitucional?

-En este tema de la reforma constitucional que lo hacemos especialmente porque el ciclo electoral es desgastador y no ha rendido lo que se esperaba, lo que era el espíritu de la reforma de 1996 también tiene otro fundamento que es el ahorro del Estado, el ahorro económico. Estamos en un momento de crisis, estamos en un momento donde la llamada revolución tecnológica viene cambiando absolutamente lo que es la matriz de trabajo en el mundo, seguimos cambiando tipos de trabajos por otros.

El Estado no es así. Cuando uno mira el gobierno nacional, los gobiernos departamentales de todos los partidos tenemos un Estado muy pesado, muy ineficiente, un Estado caro, con muchos funcionarios, y lo dicen todo los partidos. Yo creo que la primer señal para empezar a cambiar este Estado ineficiente es que el sistema político empiece a ahorrar, que seamos los propios políticos que empiecen a dar señales que hay que bajar el costo.

Son cuatro elecciones con un costo muy grande.

Con un costo económico directo muy grande, un costo indirecto también, en tiempo gigante, con un costo muy grande que notoriamente tiene un gasto en la economía en el Uruguay, en el tiempo, en donde el sistema político hoy está pensando en lo electoral y no está pensando en el gobierno, es un fundamento por demás importante para revisar este calendario electoral, este ciclo electoral largo y desgastador que tiene nuestro país.