PS, PVP, Casa Grande y Movimiento Cambio Frenteamplista: “Nuestra absoluta oposición al ‘proyecto Neptuno’ que mercantiliza el agua”

Destacado Frente Amplio
PS proyecto neptuno

17 de junio de 2022. DECLARACIÓN PÚBLICA.

El Partido Socialista (PS) dio cuenta que “en las últimas semanas varios actores sociales y políticos hemos intensificado las denuncias sobre dos iniciativas impulsadas por el gobierno nacional: por un lado, el llamado “proyecto Neptuno”, promovido por el directorio de OSE; por otro, la eventual instalación de una isla artificial en las costas de Montevideo”.

Ambos proyectos son muy distintos pero tienen en común los graves impactos sociales y ambientales que produciría su realización. Además vuelven a poner en evidencia un modelo de relación entre lo público y lo privado que tiende a mercantilizar los bienes públicos.

Ante esta realidad, Casa Grande, Movimiento Cambio Frenteamplista, el Partido por la Victoria del Pueblo y el Partido Socialista de Uruguay, decidimos compartir con la ciudadanía la siguiente declaración:

  1. Manifestamos nuestra absoluta oposición al “proyecto Neptuno” ya que mercantiliza el agua, privatizando su captación y potabilización, y vulnera el artículo 47 de la Constitución de la República, donde se consagra el acceso al agua potable como un derecho humano fundamental que no debe ser objeto de lucro por parte de privados. Rechazamos a su vez el manejo poco riguroso que hace el gobierno de los costos del proyecto, aumentando sustancialmente lo ya previsto en una propuesta del gobierno anterior, avalada técnicamente y con el apoyo de sectores sociales y políticos de Florida. Sostenemos que el Plan recientemente anunciado afecta la faja costera de Arazatí, el acuífero Raigón, y el área protegida del Santa Lucía, y a las comunidades involucradas las cuales se han manifestado en contra del mismo.
  2. Denunciamos la inacción del Ministerio de Ambiente frente a la situación de contaminación y eutrofización grave de la Cuenca del Río Santa Lucía. Reiteramos la urgencia de poner límites efectivos a los contaminantes que llegan a los cursos de agua. Nos solidarizamos a su vez con la lucha de las y los trabajadores del Ministerio, ya que sin vehículos ni recursos humanos no puede cumplir con su tarea.
  3. Recalcamos que las medidas que deben tomarse para limpiar la cuenca del río Santa Lucía están claras y han sido validadas por investigadoras/es e instituciones nacionales e internacionales. Entendemos que la decisión en esta materia es esencialmente política, y debe priorizarse la calidad del agua por sobre las ganancias de las empresas que generan la contaminación, aplicando el principio “el que contamina paga”. De esta forma se desestimulan las prácticas contaminantes y se promueven cambios técnicos.
  4. Manifestamos nuestra preocupación por la calidad del agua del Río de la Plata que no puede garantizarse únicamente con medidas de índole nacional, dado que depende de las acciones que tomen Argentina, Brasil y Paraguay, incrementándose los riesgos para nuestro país.
  5. En relación a la iniciativa de construir una isla artificial en la costa de Montevideo hacemos nuestras las declaraciones de FUCVAM y de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, en las que se detallan los efectos negativos que en materia urbanística y ambiental tendría la concreción de este proyecto, y se denuncia la lógica privatizadora y segregacionista que el mismo supone.
  6. Sobre este tema celebramos la actitud del Gobierno Departamental de Montevideo al rechazar esta iniciativa, exponiendo con claridad y solidez los fundamentos de esa decisión. A su vez expresamos nuestra preocupación por la insistencia del gobierno nacional que, en alianza con poderosos intereses privados, cuestiona la decisión departamental y anuncia el posible desarrollo del proyecto en otra zona del país. De este modo las autoridades de gobierno en lugar de ser garantes del bien común se convierten en promotoras y emisarias de negocios particulares.
  7. Reafirmamos nuestra convicción de que sólo la participación ciudadana y la defensa de la primacía de los bienes sociales y derechos colectivos por sobre el capital y el lucro, pueden permitir la construcción de una sociedad en la que quepamos todas y todos, garantizando la justicia ambiental y el acceso democrático al agua, la vivienda y el espacio público, amenazados en el mundo entero por la voracidad del mercado.

Partido Socialista de Uruguay.

Partido por la Victoria del Pueblo.

Casa Grande.

Movimiento Cambio Frenteamplista.