Ricardo Lombardo: Sanguinetti “se encargó de bloquear la carrera de todos aquellos que pudieran disputarle el liderazgo”

Ricardo Lombardo

El contador Ricardo Lombardo consideró que Julio María Sanguinetti “se encargó de bloquear la carrera de todos aquellos que pudieran en algún momento disputarle el liderazgo”.

En una columna en su Facebook personal el pasado lunes 1º de octubre, titulada “El liderazgo de Sanguinetti), Lombardo expresa que el hecho “que Sanguinetti vuelva a ser candidato a los 83 años porque su sector no encuentra un líder potable para tomar la bandera, hablaría más del fracaso del liderazgo de Sanguinetti que de la incapacidad de sus herederos políticos”.

Y seguidamente fundamenta Lombardo:

“Por quien me venza con honor en vosotros” brindaba Gorgias frente a sus discípulos alentándolos a superarlo.

Sanguinetti hizo todo lo contrario. Se encargó de bloquear la carrera de todos aquellos que pudieran en algún momento disputarle el liderazgo. Como si se tratara de un líder autoritario o mafioso, y no el exponente de una concepción liberal y republicana como es el batllismo.

Le cerró el camino a generaciones enteras de dirigentes que podrían haber tomado la antorcha y defender con convicción el cambio en paz y las virtudes de sus dos presidencias.

Pero no. Prefirió hacerlo él. Escribir los libros él. Acaparar la prensa él. Dedicarse a mantener el liderazgo en lugar de ocuparse en capacitar gente, darle oportunidades, abrirle el camino.

Creo que es la primera vez que coincido con Mujica, aunque, francamente, no sé si creerle o no. Sus declaraciones en El País de hoy son totalmente atinadas: “Soy consciente de los años que tengo. Si el doctor Sanguinetti decide ahora tirar una cana al aire, yo no”, dijo Mujica quien respondió que “no” le saldrá a competir. “Estoy en la edad de ayudar y dar consejos que nadie me va a dar pelota. Hay tiempo para todo y yo estoy en el final de la etapa de mi vida y tiene que venir otro tiempo. Ni mejor ni peor, otro tiempo”

Por su parte. Lucía Topolansky con quien tampoco nunca tuve una coincidencia hasta hoy, dijo: “él tiene una decisión” y ella la comparte “plenamente”. “En esta vida la política es una carrera de postas y hay que pasarle la posta a otros. Si no lo hacemos después es la vida la que lo hace y esas son las peores situaciones”, apuntó.

A pesar de todo, no deseo que le vaya mal a Sanguinetti. No podría desearle mal al Partido Colorado. Pero es mi obligación, hasta moral, expresar que considero un gran error ofrecerle a la ciudadanía retroceder 20 años, en un mundo que requiere cambios, saber adaptarse a ellos y entender el vertiginoso futuro con nuevos estilos, nuevos procedimientos y actualizadas interpretaciones de la realidad tan dinámica.

Preferiría que la cara del batllismo fuera alguien joven, más preocupado por el futuro que por el pasado. Para ese desafío se necesita mucha energía, tener la estructura mental de la Generación X o de los Millenials, y no traer la carga del pasado llena de rencores, viejas disputas o anacronismos ideológicos, como ya traemos los sesentones y muchos más los octogenarios.

Fuente Imagen: carve850.com.uy