Sartori se despoja de sí mismo, se presenta en las “mal llamadas zonas rojas” y cuestiona al Estado por su ausencia

Sartori barrios

Por Marcelo Márquez. Lo analizábamos semanas atrás: si el precandidato presidencial Juan Sartori (Partido Nacional) pretende hacerse conocer y procurar el respaldo popular, al ser un desconocido en el país, tendría una batalla contra el tiempo y debería aparecer “hasta en la sopa”.

Este sábado 19, en una jugada en el cual apeló a acortar esas diferencias políticas, pero, sobre todo, culturales, Sartori, identificado como el millonario, apreciación que no le agrada por reivindicar su sencillez personal, de alguna forma se despojó de esa imagen de un hombre proveniente de las clases altas: mostrándose sensible ante situaciones complejas y críticas en el país, no sólo se presentó ante una población identificada en líneas generales como pobre, carente de accesos a determinados servicios, si no que, lo hace en zonas jaqueadas por la delincuencia organizada, en algunos casos, vinculada al narcotráfico.

A través de su equipo de comunicación se da cuenta que el precandidato nacionalista Juan Sartori recorrió los barrios Tres Ombúes, Cerro y 40 Semanas donde instó al Gobierno nacional a respetar los derechos de los vecinos de las “mal llamadas zonas rojas”.

Luego de su visita al 40 Semanas acompañado con vecinos donde se interiorizó sobre la situación del barrio, Sartori expresó que los habitantes de esta zona están en una situación delicada por la falta de trabajo digno y la carencia de servicios del Estado en particular.

“Yo quería ver de primera mano lo que está pasando en estas “mal llamadas zonas rojas” de Montevideo, porque me da la impresión que hay barrios que están cada vez más aislados, donde no llegan los servicios del Estado” manifestó el precandidato nacionalista.

¿Colgados?

Durante la visita, constató que los vecinos viven en una situación de “abandono” por parte de las autoridades y ejemplarizó esta visión señalando distintos cables de electricidad de UTE que estaban “colocados” por los propios pobladores.

Sartori fue crítico con la estigmatización de la zona ya que según señaló la gran mayoría de la gente es sumamente trabajadora y solo piden más oportunidades laborales.

“La ambulancia no entra si no lo hace con la Policía, los taxis tampoco entran, y ahí adentro da la impresión que son todos delincuentes, y para nada, en estos  barrios hay gente trabajadora, hay gente que está aislada y que lo único que quiere es poder vivir dignamente de su trabajo” enfatizó.

El joven precandidato instó a “no seguir dejando de lado” a los barrios marginados y propuso la creación de empleos estratégicos en industrias localizadas en este tipo de localidades para luchar contra la falta de trabajo.

“Yo fui a ver para comprobar de primera mano eso y es así, no puede ser que estemos abandonando grandes zonas a pocos kilómetros del centro de la capital a la delincuencia, al narcotráfico y a una cantidad de gente que está terminando de rehén ahí adentro” dijo Sartori.

Además, el nacionalista fue crítico con la estigmatización sistemática que se dan con los barrios carenciados:

“La gente no quiere que le regalen nada, quieren poder contar con oportunidades, con trabajo, que les permitan vivir dignamente y poder llegar a los servicios básicos del Estado como merece cualquiera” reafirmó.

Sartori luego visitó el barrio de Sayago donde realizó una nueva edición de su propuesta de diálogo “Juan Escucha”, allí contempló las inquietudes de los vecinos que entre otras áreas hablaron sobre la inseguridad y la preocupación por la economía ya que se manifestaron preocupados con la actual línea trazada por el Gobierno.

A partir del lunes 21 el precandidato continuará con una extensa agenda que lo llevará a otras zonas de Montevideo y también del interior del país.