Sebastián González (26 de Marzo): “Mujer, nuestro problema es el capitalismo”

Mujer e izquierda

“Mujer, nuestro problema es el capitalismo” es el título de la entrega de la columna semanal a cargo de Sebastián González, licenciado en Ciencias Política y militante del Movimiento 26 de Marzo (Unidad Popular).

“El pasado 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Este día tiene un origen intrínsecamente proletario y clasista. Es indudable que la mujer sufre en la sociedad capitalista la explotación, la discriminación y la vulneración de muchos de sus derechos. Pero esto no tiene sus orígenes necesariamente en una cuestión de género, sino de clase.

La marcha del viernes sin duda tuvo un tinte oficialista. Se pudo ver que varios gobernantes participaron de la marcha convocada, entre otros, por la propia central sindical oficialista. Hasta un estandarte de las “mujeres frentistas” formó parte de la actividad.

No sería afortunado desconocer o ignorar la magnitud de esta marcha. Si bien puede considerarse una estrategia del oficialismo para conseguir adeptos -más teniendo en cuenta que estamos en año electoral-, políticamente no conviene hacer oído sordo a estos reclamos, por el contrario, es importante reflexionar sobre estos fenómenos.

En primer lugar, varias de las consignas y los cánticos hacían referencia al “macho”, al “varón” y al “patriarcado” como el enemigo a derrotar y a hacer caer. Sin embargo, en este día que debería tener una fuerte impronta de clase, casi ningún cartel o pancarta hablaba de la agresión imperialista en América Latina, de la caída del capitalismo y del fin de la explotación del hombre por el hombre. Mucho menos de la solidaridad de clase.

En segundo término, me parece desacertado que marchen -con total cara de inocencia- hombres y mujeres del gobierno -también alguno de la oposición- que desde sus cargos no han votado los recursos suficientes para la educación pública, han mantenido la impunidad de la dictadura, han promovido el desastre medioambiental y la precarización laboral, no han restituido el aguinaldo para los jubilados, les han quitado impuestos a los bancos, han privatizado el agua, han seguido pagando la deuda externa, han promovido –y promoverán terriblemente- una reforma de la seguridad social que atenta contra los trabajadores, han mantenido las Afaps, han privatizado empresas públicas, han apostado a la forestación y el monocultivo como principal motor de la economía y han dejado morir a uruguayos y uruguayas esperando los medicamentos de alto costo que necesitaban, entre otras calamidades.

Un capítulo aparte fue el ataque al templo católico, elemento que es casi minúsculo frente a la falta de reclamos clasistas de la marcha. Porque, al final del día, son las condiciones materiales las que lo determinan todo.

Que las mujeres se empoderen es algo deseable, justo y necesario, pero creo que están desviando el foco de la lucha, no es “el macho”, ni “el varón”, ni “el patriarcado” el que nos mata, el que nos reprime y vulnera nuestros derechos, es el capitalismo. Contra él hay que luchar, seas mujer u hombre”.

Fuente Imagen: Sebastián González.