UCU: ¿Cómo viven los principales medios escritos la campaña electoral?

Elecciones UCU

¿Cómo viven los principales medios escritos la campaña electoral?

En campaña electoral los medios de comunicación deben plantear sus estrategias y organizarse de cara a la cobertura de la campaña y las elecciones.

¿Cómo lo hacen? ¿Qué buscan en sus periodistas? ¿Qué opinan sobre la proliferación de noticias falsas y la implementación de campañas sucias?

Los editores de política de El País, El Observador, La Diaria, Búsqueda y Brecha hicieron un alto en una de las semanas más agitadas del año y acercaron la realidad de las redacciones a estudiantes de Comunicación de la Universidad Católica del Uruguay (UCU).

A continuación, algunas de las reflexiones de los cincos sobre varios de los temas que ocupan a la profesión por estos meses. ¿Cómo organizan su trabajo para la cobertura de la campaña y el día de elecciones?

La editora de El Observador, Natalia Roba respondió: “Comenzamos a planear todo en febrero, y nos repartimos los candidatos que pudimos para comenzar a hacer el seguimiento”.

Por El País, Oscar Vilas dijo: “La característica fundamental de esta elección y la anterior es que el seguimiento a los candidatos es más tranquilo y más selectivo”.

El editor de política de La Diaria, Santiago Sánchez agregó: “La proliferación de candidatos y de partidos hace que haya que priorizar la estrategia. Primero se la dimos a los partidos tradicionales, que incluye al Frente Amplio”.

Lourdes Rodríguez, editora de política de Brecha resaltó lo siguiente: “(El semanario) No se centra en la noticia pura y dura, entonces lo que hicimos fue organizarnos con mucho tiempo y resolvimos concentrarnos en las internas competitivas […] Esta es una campaña muy competitiva entre personas, pero no es competitiva en ideas”.

“En Búsqueda lo que nos planteamos fue tratar de jugar con primicias de campaña, como la de poner a Sartori en el mapa”, sostuvo Guillermo Draper de Búsqueda y agregó: “Es la campaña más a ciegas en la que hemos estado los periodistas en los últimos años”.

¿Qué características creen excluyentes para ejercer el periodismo en una campaña?

“Que tengan ‘maldad’, para poder tener la capacidad de mirar más allá y conseguir mejores noticias”, respondió Roba de El Observador.

“Lo más importante es que a la persona le guste lo que haga, y que no se limite a las 8 horas de trabajo. La diferencia está en la persona que le ponga pasión”, resaltó Sánchez de La Diaria, y continuó: “Lo segundo es que pueda sacarse la camiseta, para poder hacer una cobertura imparcial”.

“La estrategia de El País es la de contratar periodistas con experiencia para la campaña”, respondió Vilas.

“El ejercicio periodístico siempre es político”, sostuvo Rodríguez y agregó que es importante “el compromiso, el gusto por la política y la potencialidad de una buena escritura”.

“Es importante el concepto de buenas personas para poder trabajar en equipo, tirar para el mismo lado, y que el producto salga bien”, agregó Draper.

¿Cómo ven a los lectores uruguayos en relación con la política? ¿Es un fenómeno que se exacerba durante la campaña?

El primero en responder fue Oscar Vilas que explicó lo que sucede así: “Cada vez que sale un número de una encuesta, es un artículo que tiene más lectura que lo común”.

“Si uno entra a los rankings de las más leídas, la posibilidad de que haya alguna de política es escasa. De todos modos, en las elecciones cambia un poco la lectura, tal vez por la obligatoriedad del voto”, sostuvo Sánchez de La Diaria.

“Es un hecho que las notas políticas son las que más convierten suscriptores”, apuntó Roba. “Sin embargo es verdad que fuera de ese público al lector general le interesa otro tipo de noticias”, concluyó.

“Si nos guiamos por lo que dicen las redes sociales para construir nuestra agenda, vamos muertos”, dice Rodríguez de Brecha y agregó que en una “campaña falta de ideas” el debate Talvi-Andrade fue una excepción a las discusiones.

“La manera en que la gente toma las decisiones [el voto] cambió y seguirá cambiando y es necesario tener los mecanismos de medición y decisión en relación a esto”, reflexionó Guillermo Draper.

¿Cómo afecta el fenómeno de las fake news en la cobertura de la campaña?

“Estamos atentos a las fake news, pero no tenemos a nadie que se dedique a hacer un seguimiento constante”, dijo Vilas, a la vez que reconoció el buen trabajo de El Observador en el área, al igual que lo hicieron sus colegas en la mesa.

“Prefiero hablar de campaña sucia, mucho más que de fake news”, respondió Sánchez de La Diaria. “A diferencia de campañas en otros países esto está siendo burdo”, agregó.

“Hay algo que no estamos viendo y me intriga saber si de la campaña sucia ‘queda olor’. Creo que los medios tenemos que asumir que esto es importante y hay que atenderlo”, sostuvo Draper.

“Creo que el tema no ha impactado de un modo como, por ejemplo, en Brasil y eso tiene que ver con la responsabilidad de los otros candidatos y la fortaleza del sistema de partidos en Uruguay”, apuntó Rodríguez. “Siempre nos preguntamos hasta dónde informar sobre la campaña sucia y si eso es darle espacio al candidato en cuestión. Yo creo importante tener el tema en el tapete para ayudar a decidir mejor”, respondió Natalia Roba.

¿Qué opinan sobre la presencia y la utilización de las redes sociales en los periodistas?

“Creo importante no limitarse a escribir notas con levantes de Twitter”, dijo Draper y agregó que el uso de Twitter no puede afectar su trabajo en Búsqueda.

“Estoy en Twitter porque tengo que estar, pero nada que esté en Twitter se puede publicar sin chequear”, dijo Roba. “El periodista no da una noticia en Twitter, primero va a El Observador”, agregó.

“En Brecha no hay una pauta de uso de redes. Sin embargo trato de no dar señales porque cualquier cosa que diga, no lo dice Rodríguez sino ‘la editora de política de Brecha”.

“Lo más importante es no creerse todo lo que está en Twitter”, acotó Vilas. “Ningún medio en Uruguay tiene manual de estilo para las redes sociales, y creo que las empresas que nos contratan deberían establecer las reglas en este sentido”, sostuvo el editor de El País.

“Creo que Twitter es una herramienta válida que puede servir como insumo”, dijo Sánchez. “El trabajo del periodista no es tener likes o retuits, porque el trabajo no somos nosotros, nuestro trabajo es lo que hacemos”, agregó el editor de La Diaria.

Fuente Contenido e Imagen: Universidad Católica.