Volvió la 4 de Cerro Largo con el espíritu de Humberto Pica

Lista 4

Por Marcelo Márquez. En mi periplo como cronista parlamentario desde la primera vez que pisé el Palacio Legislativo en 1991 he convivido con cientos de legisladores, funcionarios, secretarios, asesores, participantes de delegaciones, entre otros.

Y en ese trajinar por este recinto experimenté muchas sensaciones, y sin duda de las más gratas es la de profundizar vínculos que con el paso del tiempo se transforman en amistades, las que perduran muchas veces a la distancia o en el recuerdo.

Hoy quiero evocar y rendir un humilde homenaje a Humberto Pica. Un fiel representante arachán, del hombre de frontera, pícaro, sensible, con don de abrir la mano y de pensar en el más humilde.

Recuerdo los encuentros en su despacho, en donde conocí a sus hijos, a quienes le acompañaban en su función, como “Nacho Ubilla” y Federico Perdomo, y también a esa gran mujer que siempre estuvo a su lado, a Sonia.

Humilde, y por eso era tan querido. Con gran pasión reivindicaba a la figura de Wilson Ferreira, y también al veterano Alembert Vaz, era fervoroso partidario de la descentralización política.

Tenía un fuerte vínculo con Rodolfo Nin Novoa, con quien había participado en la administración de la Intendencia de Cerro Largo, amistad que luego se trasladó a los hijos de ambos.

Humberto, con un solo gesto de su rostro te definía una persona con el talante que sólo lo podían hacer aquellos que habían tenido mucho boliche pero que transitaban con tranquilidad por las calles de su pueblo. De repente observaba a su compañero de bancada y compañero de piso del Edificio Anexo, Arturo Heber, a quien en la mayoría de las veces se le veía muy bien vestido, y con ese humor vivaz, espontáneo, decía: “Ahí viene el Príncipe”.

Hombre de muchas batallas políticas, conoció la victoria y la derrota, fue duro adversario del entonces intendente Villanueva Saravia, y tampoco rehuyó al debate o en la hora de marcar perfiles con políticos como Pedro Saravia, y aún con el actual intendente Sergio Botana, quien, en un gesto de reconocimiento a su figura, tiempo atrás, bautizó al barrio Sur, una de las zonas más populosas de la ciudad de Melo con el nombre de Humberto Pica.

Cuando este 1º de marzo comience amanecer en Melo, la ciudad tendrá un nuevo espíritu, el Partido Nacional será más grande, y el departamento crecerá en civismo “a lo Cerro Largo”, porque la bandera de Humberto Pica, de la Lista 4, y su espíritu, estarán presente, esta vez con el mejor legado, en manos de su hijo Federico.