Washington Abdala: “Esta será una elección plagada de errores”

Washington Abdala

“POR DONDE VIENEN LOS TIROS (¿Quién gana la elección?)” es el título de Washington “Turko” Abdala en las redes sociales en donde analiza con esa mirada aguda y fresca al mismo tiempo la actual campaña política.

Así se expresa Abdala:

“No hay un politólogo, un analista o un curioso que no le prenda cartucho al asunto. Todos versionan, analizan y liberan opiniones sobre lo que sucederá en la próxima elección, pero nadie tiene claro, exactamente, como será la cosa.

Empecemos por lo que confunde y no permite entender que estamos viendo. Es cierto, el partido de gobierno redujo su respaldo electoral, lo que no se sabe es si bajó lo suficiente como para que eso sea irrecuperable. Lo otro: los desafiantes, con el partido nacional como lema que le hace pasar a su candidato a la segunda vuelta, tienen bríos, entusiasmo pero no necesariamente un enorme caudal electoral, no mucho mayor a años anteriores. Los colorados, salieron de su piso y se encuentran, sin embargo, con una zona que les hace difícil perforarla para subir. ¿Dónde está la novedad entonces? ¿Dónde se juega el partido?

Lo creerán o no, pero lo juegan todos los “chicos”. Nunca una elección estuvo tan atractiva para ellos si logran pasar ciertas vallas. Son mano esta vez que no hay mayoría parlamentaria a la vista, y todos “anichan” en lugares peculiares que le hace más cómoda la vida a mucho voto enojado con todo y con todos.

El PERI de Cesar Vega seguirá subiendo, andará cerca de la banca parlamentaria y dejará de ser retórico. Vega logra cierta empatía con su perfil entre anarco y plantador de lo que sea. Asamblea Popular, con franqueza, es probable que crezca por izquierda, mucho voto radical de izquierda pura encontrará allí la paz mental para depositar una adhesión con gente que declaman (y viven) como lo que se parecía que era un ser de izquierda. El que crea que Rubio es un mal tipo no entiende nada, despide calidad humana el individuo aunque esté en 1068. Eso no alcanza, pero en tiempos jodidos, es mucho.

Edgardo Novick y su partido, ya sé, muchos lo dan por muerto, yo no, creo que tendrá su espacio, no tengo idea que entidad, pero estará remando. Se juega mucho en la publicidad y Novick no es un individuo que afloje. Tiene algo de Trasante aquel jugador de Peñarol. Lo crean o no, eso ayuda mucho. El partido del Sr. Manini, le hace la guiñada al mundo militar y allí, si bien no hay adhesiones automáticas, algo se lleva. Creo que mucho menos de lo que imagina, pero arma quiosco. El Dr. Salles y el Dr. Viana empezaron como una aventura, pero más de uno enojado puede encontrar en ellos un lugar para tener voces que muerdan fuerte.

Y Pablo Mieres siempre es un refugio para el voto humanista, socialdemócrata y de izquierda moderada. Es verdad, Mieres viene de una pesadilla con la idea de crecer en un Frente Chico, pero el tiempo es su aliado y el error del macro sistema lo beneficia: se transforma en alternativa por inercia. (Pablo, además es un caballero y un ser probo, con lo cual le facilita el voto a más de uno, y si bien la tragicomedia con Valenti pudo dañar en el corto, en el largo plazo, huelo que sale indemne).

Lo que quiero significar, además, es que todos estos jugadores, más el voto en blanco, y algunos anulados, tienen un protagonismo como nunca tuvieron, y que ya no son números chicos los que tienen estos universos…eso hace que la segunda vuelta esta vez esté reñida.

Los que creen que el desgaste del gobierno expulsó gente: creen que ganó Lacalle Pou.

Los que creen que el gobierno resiste su caída: creen que Martinez transversaliza la elección y succiona algunos votos del centro reteniendo el poder.

Lo que está claro es que la elección arranca luego de las internas. Allí se verá como mueven los jugadores y es la primera vez que todos los partidos sudan en la previa y nadie la tiene regalada. Eso, no lo sabe el lector, pero agota, desgasta y hace cometer errores a más de uno porque son humanos los tipos. Y en política los errores son votos que se pierden. Y esta será una elección plagada de errores.

¿Por qué? Sencillo, ya casi sabemos de memoria lo que piensa cada candidato, excepto Sartori -que nos sorprendió un poco su irrupción- el resto son todos viejos conocidos para el círculo rojo. Lo que no es conocido es un enojo, una mala respuesta, una calentura, una burrada, lo que será viral, algún toque de simpatía y todo eso en esta elección no tiene intermediarios en los medios masivos. ¿Se acuerdan cuando una protagonista de primer nivel político se sacó un moco y lo hizo bolita? Bue, ese tipo de cosas casi de rango menor estarán por todos lados e irá construyendo una idea dentro del imaginario colectivo. (De estas cosas, por cierto más genéricas y sin ofender a nadie, hablo bastante en El Homus Idiotus, para mamá, que lindo regalo, digo, que se yo…)

En fin, para pensar un poco…

Lo que está buenísimo es que nadie tiene nada regalado y que el país deberá asumir con más madurez lo que viene. Es notorio que las falencias están a la vista, que el modelo económico deberá ser ordenado, y que en políticas de educación y seguridad no se puede seguir en el limbo. Eso, paradojalmente, tendría que beneficiar solo a la oposición, sin embargo, el Uruguay es un país especial, lo que es lógico no siempre es así. Por lo tanto, habrá que ver. Habrá que ver…”

Fuente Imagen: subrayado.com.uy