PS: El desarrollo de una alternativa programática y de gobierno al modelo burgués, conservador y liberal

Destacado Frente Amplio
partido socialista

¿Qué Frente Amplio queremos y necesitamos?

Documento de insumo del Partido Socialista (PS) para la discusión de cara al Congreso del FA, el mismo es de circulación interna para la estructura del partido.

“… El Uruguay está viviendo intensamente su dramática coyuntura (…). Su pueblo lucha y se organiza. Con el Frente Amplio ha creado el instrumento de su liberación. Desde nuestra óptica, la Revolución Uruguaya pasa por el Frente Amplio, aunque aún haya mucho que unir y organizar en el seno de las clases explotadas…” Vivian Trías.

1) La pregunta sobre el Frente Amplio que queremos y necesitamos no puede responderse adecuadamente sino a la luz del proceso de reflexión crítica y autocrítica en curso sobre nuestros quince años de gobierno, la realidad que hoy vivimos, y las perspectivas de futuro, lo que implica una mirada nacional, regional e internacional.

2) Vemos al Frente Amplio como una herramienta contrahegemónica para la Transformación Social y la construcción de Poder Popular, dos objetivos que interactúan y se retroalimentan en forma permanente. El contenido y la profundidad de la transformación social va de la mano con el desarrollo de los instrumentos a través de los cuales el pueblo en su conjunto, y en particular la clase trabajadora y los sectores y colectivos más vulnerados por las desigualdades, injusticias y exclusiones que consagra el sistema, asuman directamente el protagonismo en la adopción de las decisiones que hacen a la construcción de lo social. Recíprocamente, en la medida en que las grandes mayorías y los colectivos oprimidos sean protagonistas de las decisiones políticas y de gobierno, el contenido de transformación con un sentido de justicia social e igualdad será predominante. Cuando hablamos de Transformación Social y Poder Popular, pensamos en avanzar en una agenda que concibe a la democracia en su sentido radical, como un sistema de vida que abarca lo político, pero también lo económico, social y cultural. Esto implica comprometernos de forma permanente con la redistribución efectiva del poder y la riqueza en el país, transformando relaciones sociales, apostando a la socialización y descentralización de los factores que nos permitan construir una nueva realidad donde quepamos todas y todos.

3) Un Frente Amplio comprometido con afirmase como herramienta para la Transformación Social y la construcción de Poder Popular, debe desplegar su accionar en dos campos fundamentales:

-La lucha social, cultural, ideológica y por los valores que prefiguren la nueva sociedad que aspiramos a construir. Esta lucha se despliega en dos vertientes básicas, la del discurso y la de la práctica. Esto es, no alcanza con pregonar los nuevos valores sino que hay que hacerlos carne en nuestra acción cotidiana a todos los niveles. Esto implica también una nueva forma de hacer política, comprometida radicalmente con la ética del cambio social y basada en la construcción desde la base misma de la sociedad, con la escucha puesta en la gente y sus organizaciones, impulsando lógicas más horizontales y comunitarias que pongan en diálogo diversos saberes y luchas.

-El desarrollo de una alternativa programática y de gobierno al modelo burgués, conservador y liberal. Cuando decimos alternativa programática nos referimos a un conjunto articulado de políticas públicas, propuesta normativas y de acciones de gobierno, que vayan en línea con la transformación social que propugnamos. Esta alternativa, para ser completa debe incluir transformaciones institucionales que apunten a democratizar el Estado y a garantizar la plena transparencia y una mayor participación ciudadana. Cuando decimos alternativa de gobierno nos referimos a una plataforma política y social que proporcione las mayorías y la organización y movilización necesarias para implementar ese programa de transformación. Ambas cosas van de la mano.

4) Las definiciones anteriores implican concebir al Frente Amplio: -como una fuerza de acción política permanente, que despliegue su actividad desde el territorio, en contacto cotidiano con la ciudadanía, reconociendo un rol fundamental al movimiento social organizado, y por lo tanto interactuando con él a todos los niveles y promoviendo su desarrollo, tanto desde la acción de base como desde los espacios de gobierno cuando le corresponda.

-como una fuerza donde la elaboración de las decisiones políticas surgen de un proceso participativo, donde sin desconocer los espacios de conducción se promueve un debate amplio, se reconoce el valor de la diversidad y las distintas miradas que surgen de lugares e historias diferentes, y se busca alcanzar una síntesis que no excluya ni ignore a las minorías.

5) En términos más concretos las definiciones anteriores implicarían:

-Construir una dirección colectiva, donde la decisiones políticas y programáticas trascendentes se debate ampliamente y se adoptan en los espacios orgánicos de conducción, compartiendo la información y escuchando a todas y todos, e integrando una mirada desde todo el territorio nacional de los asuntos a tratar.

-Un Frente Amplio más participativo y plural, que potencie su democracia interna y su vocación histórica de ser unidad de lo diverso, que asuma a las nuevas generaciones como protagonistas de la vida política en todos los niveles, que afirme el papel de la militancia hecha desde el territorio, la cercanía y en los movimiento sociales, construyendo desde allí las principales líneas de su accionar, renovando y recreando genuinamente el proyecto de transformación.

-Un Frente Amplio con iniciativa programática y de movilización, que exprese con claridad y contundencia su punto de vista y denuncie los intereses que defienden las políticas del actual gobierno. Que coloque en el centro de su acción el contacto con la sociedad y la presencia en el territorio.

-Asumir la autocrítica, esto es, rectificar nuestra práctica política en todos los niveles a partir de los errores o carencias que surgen del proceso de debate realizado, e incorporar la reflexión autocrítica como una práctica permanente de la organización.

-Potenciar el despliegue en todo el territorio nacional del Frente Amplio, poniendo particular atención en afirmar nuestra presencia allí donde viven y trabajan los sectores sociales que aspiramos a expresar con nuestra propuesta política, y combatiendo la cultura centralista y paternalista hacia los interiores del país y las periferias.

-Fortalecer el funcionamiento orgánico en los distintos niveles y comisiones en el entendido de que el Frente Amplio de puertas abiertas que necesitamos, necesita una sólida estructura organizada para sostener su acción permanente.

-Jerarquizar el diálogo y la interacción a todos los niveles con el movimiento social. Contribuir a la forja de una amplia unidad social popular que sea motor y base de un proyecto de transformaciones renovado y más profundo para nuestra fuerza política. Esto implica apostar, a partir de una lectura correcta de los cambios y procesos sociales, a la construcción de una nueva unidad social para una nueva unidad política.

-Pensar la acción política con una mirada nacional y local, poniendo atención y jerarquizando las problemáticas departamentales y municipales, y el desarrollo de nuestra propuesta programática y de gobierno a esos niveles.

-En concomitancia con nuestro compromiso con una sociedad donde las relaciones entre mujeres y varones estén signadas por la igualdad real, superando lógicas patriarcales y machistas, que erradique la violencia de género y que asegure la igualdad política de hombres y mujeres en el ejercicio del poder y las responsabilidades, avanzar en la implementación de la paridad en los distintos espacios de participación y conducción.

-Asumir como un eje transversal que atraviese todas nuestras acciones, la diversidad.

-Asumir también como una perspectiva transversal y fundamental del proyecto de izquierda la lucha por la justicia ambiental.

-Una política de relaciones internacionales que ponga un énfasis particular en el vínculo regional para construir acuerdos políticos que nos permitan avanzar en esta agenda imprescindible para avanzar en la construcción de condiciones de mayor libertad e igualdad para nuestros pueblos y en la afirmación de nuestra soberanía nacional y continental.

[1]Documento borrador. Se autorizó su circulación a la estructura en la sesión del Comité Ejecutivo Nacional del lunes 2 de agosto de 2021.